Archivo por días: 13 enero, 2010

Otra tarde de tenis, sin tenis y con lluvia

Pues eso… pa varía… y aunque a mí aún no me toca jugar… casi castigao hasta que la doctora me de el visto bueno, pues… también me da coraje de que ocurran estas cosas… que estos "sufrimientos" solo lo entienden los que tenemos esas ganas de que llegue la hora de ir a dar raquetazos, porque la mitad de las veces sólo es para eso, porque jugar, lo que se dice jugar al tenis como que no jugamos, ya que aún nos falta un hervor (u dos).

Y es que ya son muchos días de lluvia y por tanto muchos días "perdidos" en lo que a tenis se refiere, y esta gente del ayuntamiento o de deportes no dicen ni mú… que ya podrían decirlo, que cobrar siguen cobrando a pesar de saber que en diciembre casi medio mes sin jugar y en lo que va de enero creo que han sido sólo dos días (al menos para el grupo de los lunes, miércoles y viernes). Y lo peor de todo esto, al menos para mí, es que yo tengo el año entero pagado… es decir, que quiera o no quiera pagar… ¡ya lo tengo pagado!
Pero esta gente del ayuntamiento (los que deciden si se hace un descuento o se da unas semanas "de gratis") creo que vana  lo que van a "servirse del ciudadano" y no rebajarán nada, que el año pasado (2009) pasó casi lo mismo, ya que en el mes de febrero estuvimos casi dos semanas sin poder ir a "clase" por culpa de la lluvia y ni rechistaron. Peor esta vez lo mismo sí, que ya casi va para un mes sin poder hacer nada, y ese mes está pagado… y pagado para no usar las pistas ni para gastar luz, bueno, al menos en esto hemos ahorrado un poco,,, que vaya cantidad de luz se desperdicia con esos peazos de focos… en fin…

Casi cambiando de tema: como te he dicho, aún no "debo" ir al tenis, así que… como necesitaba unas recetas para las medicinas que he estado tomando para el resfriado este que me dura desde el sábado 2, pedí cita para hoy miércoles y me la dieron para las 19.02 (los miércoles el médico va por la tarde, pero otras veces que he ido ha sido de 3 a 5).
A eso de las seis y cinco llamé al Guille (al chico, mi hijo, no me iba a llamar yo a mi mismo) para ver si me iba a llevar hasta el ambulatorio, en realidad más que al ambulatorio, era por si me "subía" a Curro, que subir la cuesta de Curro andando es un rollo… pero no contestaba, ni en el fijo ni en el móvil.
¡Y menos mal que no contestó! Porque poco después empezó a llover, y de haberme ido con él, seguro que no me hubiese llevado el paraguas.

Como tenía que ir al médico, y aunque estaba lloviendo, un poco después de las seis y media me fui andando pal ambulatorio (no era obligatorio, pero tampoco llovía tan fuerte).
Y como el lunes me dijo San que si el miércoles llovía (y no iba al tenis) nos tomaríamos un té, le di un toque al móvil, para decirle que me iba al ambulatorio, más que nada por si lo del té iba en serio… Y como le dije que iba andando, me dice: Si quieres te llevo en el coche, Que no, que ya estoy en la calle, Que no me importa, Que no, que tampoco llueve tan fuerte, Avísame cuando termines y te recojo, Vale.

En el médico, bien, ya que en realidad sólo fui a por las recetas, y de paso le dije que me tomara la tensión, otras veces suelo ir al enfermero, pero a esas horas estaba en otros menesteres, concretamente tomando la tensión en los ojos a uno que salía mientras yo esperaba. Y la tensión la tenía a 12.5 / 9 y 57 de pulsaciones. La baja un poco alta, pero no está mal del todo, o algo así dijo, que tampoco lo entiendo mu bien, creo que será que yo no "capto" porque me pasa con más gente eso de no entender lo que dice, sí… y es que al entrar yo en la consulta me dice que iban a ser tres y se convirtió en cinco… y como vio que puse cara de "comooor? jaarrrr", va y me lo explica, y es que resulta que la mujer que entró antes que yo (y se tiró un buen rato, casi media hora o más…) llevaba para tres visitas, que si las hijas, que si ella (todas para recetas) y al final sacó la "cartilla" del marido y de otra hija… total, que fueron como cinco visitas en una… ya se sabe, que alguna gente está aburrida y se va al médico… y si no me crees, busca comentarios sobre cuando Jesús Hermida empezó con la programación matinal en televisión española (a principios de los 90), el número de visitas a los ambulatorios/médicos bajó considerablemente… sí, la gente se aburre cuando no tiene cosas que hacer y… aunque sea a hacer cola al ambulatorio para pedir recetas o que le tomen la tensión… en fin…
Yo no entiendo de estas cosas, y se ve que lo que para uno es alto para otros no lo es tanto, pero en las últimas "tomas" tenía: 13/8, 12/8, 12/7 y 13.5/8.5, o sea que el mínimo ese de 9 (ó 90, ya que a esta gente les gusta apuntar la tensión multiplicándolo por diez) puede que sí sea un poco alto.

Cuando salí del ambulatorio, llamé a San, me dijo que me esperara que estaba cerca de mi casa, en Sevillana, y que se llegaba a recogerme. Que si estás mu liá me voy andando, que ahora no llueve, Que no, que voy a por ti, pero dentro de unos minutos.

Un ratillo estuve esperando, sí… y me estuve fijando como cambiaba el semáforo yo no se la de veces… y lo curioso es que es uno de esos semáforos que tiene para pulsar cuando quieras pasar… que no sé yo para que quiere el pulsador ese si de todas formas se cambia solo, será para que la gente piense que tiene el poder de hacer que los coches se paren, porque no creo que el pulsador ese haga ná de ná… si está programado para que se cambie de verde a rojo… pues como que no tiene sentido… en fin…

También me estuve fijando en el cartelico ese de la farmacia, que más que un cartel de una farmacia parece el de un "club de carretera", mira que cambia de colorines y de cosicas que forma para decirte que hace tantos grados y que es las 20 no sequé… que estaba mal, ya que iba una hora adelantao el reloj del cartel de la farmacia. Este cartel siempre me ha molestado, porque está puesto en un sitio que se ve desde casi la gasolinera BP y como yo las luces, sobre todo de noche, las veo como las veo (con el halo ese alrededor) me molesta mucho cuando voy en dirección a Granada, ya que al revés no es lo mismo, que al ir por el mismo carril en el que está el cartel, como que no se nota igual.

Pues eso… que unos 20 minutos da para fijarse en las cosas… menos mal que no estaba lloviendo… que no es por quejarme, que no… de verdad… y lo mismo ni fueron 20 minutos, serían 18, jejeje.
Ah, ahí está…
Cuando íbamos por Castilla Pérez ve una zapatería, todavía está abierta (serían poco más de las 8), es que me quiero comprar unas botas… Aparca el coche lo más cerca de las tiendas que pudo (al lado de la peña madridista) y como no llueve, dejamos los paraguas dentro del coche.
Un ratillo viendo zapatos, probándoselos, ¿este lo tienes en negro de la talla TAL? No, sólo me queda lo que hay ahí y en esos colores. De una tienda a otra. Al final no compró nada (iba a dar explicaciones de las tiendas en las que estuvimos, pero tampoco es plan), pero llover sí que llovía… y claro, como la hora de cierre es la hora de cierre (a pesar de que fuera casi media hora antes), pues… no pudimos esperarnos a que dejara de llover (que escampara que decimos por aquí), así que… a mojarnos toca… eso sí, intentando buscar los salientes de los balcones y cosas parecidas, aunque algunos canalones están puestos con mala leche, que en un tramo, uno caía como al filo de la acera y otro un poco más cerca de la pared, eso sí, con una separación de más o menos un metro… pero resulta que más adelante había un gran charco… así que… por la acera de enfrente… el saliente era más chico, de los de tejas… y más adelante había un canalón… ¿A que paso sin mojarme? Y pasó… yo no lo intenté, ya que sobresalgo algo más y como que era arriesgado… así que… preferí mojarme por las gotas de la lluvia que arriesgarme a ponerme como una sopa con el chorro que caía por el canalón ese…
Y la cosa es que me dijo que se notaba como resfriada, que le dolía un poco la espalda, que si no se lo habré pegado… pero resfriada (o en trámite de) o no, le faltó tiempo para pasar por debajo del canalón ese, si es que… en fin…
Cuando llegamos cerca del coche va y dice: Voy a abrir la puerta, ahora a echar a correr… aunque to puede ser que nos caigamos… Sí, mejor ir despacio… ¿se abre también la de mi lado?, Sí. Y se abrió la puerta y entramos y ella va y lo suelta tó en mi asiento (la fuerza de la costumbre, supongo), en realidad "tó" era el bolso, pero lo soltó…
Que si no quieres dar la vuelta, que de aquí me voy andando… es que es una vuelta mu grande para ir un poco más abajo. Y sin decir ni mú, va y le da marcha atrás. ¿Qué haces? Lo que estoy haciendo, a ver si no viene nadie… ¡vaya! ¡que oportuno! Sí, vino un coche y tuvo que dejar la "maniobra evasiva". Y es que están mu mal las calles de Nerja, que no tienen "luces" de hacer las cosas bien y te cortan las calles casi sin darte opciones a ir de un lado a otro sin tener que dar muchas vueltas. Según comentaba San hay gente que se está yendo y más que se van a ir por lo mal que está el pueblo con tantas obras. Y es que el PlanE hay que aprovecharlo… en fin…

Aunque el aprovechamiento lo hacen algunos comercios, que se aprovechan de que las calles están cortadas por las obras para "invadir" literalmente la calle con las mesas… y para muestra la foto esta que hice por la mañana cuando iba a la administración de lotería.

Foto2043_lr
Foto 1. ¿De obras en el paseo?

La verdad es que la gente que íbamos andando teníamos casi que esquivar las mesas… ¿esto se puede hacer? pues si es así… ¡vaya mierda!

Bueno, y esto ha sido todo o casi… mañana más…

Nos vemos.
Guillermo
Terminado de escribir a las 10.15 del jueves 14, pero publicado con fecha del día 13 a las 21.00

Andaduría matutina

Pues eso… que esta mañana (si no llovía) había quedado con Mari Ángeles para ir a andar un rato, en espera a que estemos bien y ya podamos ir nuevamente a correr… es que ella también está pachucha, pero de resfriado… y Antonio que parece que ya se está "despejando" de tantas fiestas y casi seguro que se apuntará… aunque el lunes creo que no irá… que los lunes, pues ya se sabe…

Como Mari Ángeles tiene coche, me dijo que bajaba (venía ella) hasta final de Castilla Pérez y de ahí nos íbamos a andar… pero en vista de que no llegaba… me fui a hacer un par de fotos a la rosa de los vientos esa que hay en el paseo de la Torrecilla, que el cielo estaba muy chulo y así hacía tiempo y no me quedaba helado esperando en la puerta del bloque… En las fotos 1 y 2 tienes varias tomas del cielo ese que con las nubes aborregás predicen que seguirá habiendo lluvia (al menos eso es lo que decía Mari Carmen, y siempre acertaba, así que… no creo que hoy sea menos)

Foto2032_lr
Foto 1. Las nubes a las 09.15

Foto2036_lr
Foto 2. Las mismas nubes de antes pero desde otro ángulo. 09.17

Como puedes ver en las dos fotos, las nubes "apuntan" al sol o por donde se supone que estaba, eso o que mi máquina (el Samsung F480) es más chula que un ocho o que tiene el objetivo de aquella manera y salen las fotos como le parece… unas pa un lao y otras pa otro…

A las 9 y veinte aparece M.A., y como tenía que aparcar, me fui a indicarle dónde había visto sitio, pero tampoco hizo falta, ya que mientras fui a hacer las fotos se fue uno que estaba en una esquina y ahí mismo aparcó.

Cuando hago el paseo este (andando) siempre voy a ver el Balcón de Europa (manías) y de paso le hago una foto, así que… la foto 3 es del Balcón de Europa a las 9.23 con las nubecillas esas que había, aunque no estuvieran tan chulas como las de las otras fotos, pero… tampoco están mal…

Foto2037_lr
Foto 3. El Balcón de Europa. 09.23

Y ya que estaba en las rocas, aproveché para hacer otra foto del reflejo del sol con las nubes estas que tanto me han gustado… ya sabes… cosas por las que le da a uno, a otros le da por chupar bombillas y a mí por hacer fotos aunque sea con el Samsung F480.

Foto2038_lr
Foto 4. Reflejos matutinos. 09.23

Y andando fuimos hasta el final del Playazo, que por el camino vimos cómo todavía estaban quitando cosas (foto 5), en particular la máquina esa estaba quitando la mesa de ping-pon que estaba rota (según dijeron porque un coche la atropelló, así iría el del coche porque mira que es complicao pegar ese golpe, en fin…)

Foto2042_lr
Foto 5. La desembocadura del Chillar. 09.42

Y así un rato más, eso sí, a la vuelta me llevaba asfixiaíco… que con la cosa de que había quedado a las 11, pues… 

Para mañana, si no llueve, hemos quedado a las 8.45 y sin "bullas" que cada cosa necesita su tiempo y esto de andar, también, jejeje.

A la tarde más… espero… sólo decir que además de ir a cambiar el decimo de lotería que tocó el reintegro (en el sorteo del Niño que llevaba a medias con San), también me he pasado por el ayuntamiento a llevar la solicitud de empleo, aunque ya me han advertido que si no he hablado con nadie, que lo tengo complicao… que si habla con Paco Navas o con alguien más, que hay mucha gente que quiere entrar… ¿así andan las cosas? y peor… en fin… Por otro lado me dicen que si nunca he trabajado en el ayuntamiento que lo mismo tengo más oportunidad, pero como resulta que estuve trabajando en el año 2001, pues… como que no… (mira como la Odisea en el espacio, así será la búsqueda, pero en la Tierra … jejeje).
En fin… que sea lo que tenga que ser… y si no… pues… a seguir como estamos… ¡qué remedio!

Nos vemos.
Guillermo
Terminado de escribir a las 14.56, está que quiere llover, pero aún no llueve…

P.S. (actualizado el día 14 a las 10.27)
Que se me olvidó comentar que mientras me estaba duchando se me acabó el gas de la bombona (de gas, evidentemente) y el agua cambió de caliente a fría. Por suerte ese cambio no me pilló en el preciso momento de estar bajo el chorro de agua… pero es que el termo este que tengo aprovecha muy bien las bombonas de gas, y cuando dice de acabarse, se acaba. Que me acuerdo yo de las veces que tumbaba la bombona para aprovechar el poquillo gas que le quedaba o bien dejaba la bombona para la hornilla porque para el termo no tenía fuerza.
La cuestión es que cuando me enjuagué antes de enjabonarme (suelo cerrar el grifo mientras me echo el champú -en la cabeza- y el gel -en el cuerpo-, es decir, lo que se suele decir: mientras me enjabono), pero cuando lo volví a abrir ya no caía caliente… esperé un poco… nada… cierro el grifo, lo vuelvo a abrir… con la esperanza de que reaccione… aunque sabía que no iba a reaccionar… y es que algunas veces el agua se pone más fría pero después llega nuevamente la caliente… y claro, esa era la esperanza… ¡cualquier cosa antes de tener que salir enjabonado para cambiar la puñetera bombona!
Y tuve que salir enjabonado, con el albornoz (menos mal) y llevar la bombona hasta donde debía estar (intentando no hacer esfuerzos bruscos, porque a ver si tanto estar de reposo, sin correr, sin tenis para meter la pata ahora por cambiar la bombona, pues como que no…). Y una vez cambiada… todo a las mil maravillas, suerte que este termo que tengo ahora se enciende rápido y no hay que estar mil horas dándole al cacharrico ese para que se encienda el piloto.
Sí, esta mañana eché de menos un termo eléctrico… a pesar que nunca me hayan gustado…