Tarde de tenis y taichí (viernes 20)

Hoy viernes la cosa ha estado tranquilica, en cuanto a actividades físicas-deportivas, que esto de casi tener que estar con la pata quieta, pues… así que… un nuevo día sin ir a correr, sin natación terapéutica y casi sin tenis…

Pero solo casi, ya que fui a las 7 al tenis, eso sí, con la intención de no correr mucho y de no apoyarme demasiado en el dedo gordo del pie derecho… ahora es cuando me doy cuenta lo dedo-gordo-del-pie-derecho-adicto que soy, sí, porque es que parece que si no te apoyas en ese dedo, como que no eres la misma persona… sí, un poquillo exagerao, pero si no me enrollo así ¿qué te cuento? si casi ni me he movido, pues eso…

Cuando llegué, un poquillo después de las 7, que había estado tomando un cafelillo con San y se nos fue la hora, y como después estuve en mi casa, que si te cambias, que si miras el correo, que si respondes, que si miras el feisbúc, que si respondes… total, que te dan las 7 y aún estás liao… sí, es que se lía uno con una facilidad, que ya, ya…
Pues eso, lo que iba diciendo, que cuando llegué allí estaban Vanesa, uno de los niños (Miguel creo que se llama), Antonio y Serena, que ya han venido de las vacaciones que se tomaron para ir a ver a su hermana en Francia (o algo así escuché yo). Mientras ellos peloteaban charlé un ratillo con Ángel para decirle que cancelábamos lo de Cazorla y tal…
Después empezamos a jugar a otra cosa, dos en un campo y uno en otro, yo le dije que a mi siempre me dejara en dobles para así no tener que correr, que casi que no podía… Al principio éramos 5 y me puse con Miguel, Antonio con Serena y Vanesa sola ante el peligro. Después llegó San y se puso con Vanesa.
Y así estuvimos, pelotazo parriba, peolotazo pabajo… hasta las 8.

Y del tenis, al taichí… Mari Ángeles no vino, que está pachucha (otra de las razones para no ir a Cazorla) y no quería pillar frío.

Ángel nos enseño un nuevo movimiento, o mejor dicho, completó el movimiento que nos explicó ayer jueves… hoy tenía yo otro de esos días raros en los que no me enteraba de ná… del taichí me refiero, y aunque intenté calmarme, casi que no podía, es que me desespero cuando no me salen las cosas… pero más o menos iban saliendo, y es que desde los movimientos del pasado jueves 12, cuando llegué tarde porque tuve el webcast, esos movimientos que nos va enseñando no se me quedaban del todo, y claro, ya eran varios días los que iba acumulando y como tampoco los volvía a practicar en casa, entre otras cosas porque no me acordaba de cómo eran, pues… pasa lo que pasa… San intentaba por todos los medios enseñarme “trucos” nemotécnicos para recordar los pasos… y más o menos… Y como ya dije en otra ocasión, el que el “nuevo” también estuviera un poco perdido me ayudaba a no sentirme tan torpe… bueno, al menos durante un rato… que después este hombre se iba acordando de los movimientos y… en fin… calma, guille, calma, que esto es precisamente para no estresarse, jejeje.

Y más o menos esto fue todo lo de la tarde de tenis y taichí, en el día hubo más cosas, pero… como te digo otras veces, no es plan de contarlo todo que después… ¡todo se sabe! jejeje

Nos vemos.
Guillermo
Terminado de escribir a las 13.13 del sábado 21 de Noviembre de 2009, pero publicado con fecha del viernes 20 a las 21.50.
Y ahora… me voy un ratillo a la playa… pero sin baño, que no puedo, debería…

Esta entrada fue publicada en mis cosas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.