Tarde del viernes 6 nov: tenis y taichí

Pues eso… los viernes toca tenis a las 7, y por ahora, también taichí, pero después del tenis, que por cierto no sé lo que aguantaré, aunque seguiré insistiendo a pesar de que me tome “casi” un berrinche cada vez que tenga que aprender nuevos movimientos (algo que será así durante muchos días, ya que prácticamente cada día aprendemos un nuevo movimiento).

Hoy, mi compi San no ha venido al tenis, me llamó diciendo que llegaría un poquillo tarde, pero ese poquillo fue más largo de la cuenta (es que las mujeres cuando se van de compras, en fin…). Como ahora somos una pila de gente en el grupo este de tenis, nos dividimos en dos grupos, por un lado estábamos Serena, la hermana de Serena (mira que estuve intentando memorizar el nombre, pero nada (nota 06dic09), Antonio, Pepe el alemán (que es… pero no… , también intenté memorizar el nombre, pero… a ver… ¿Folker? no sé, mejor Pepe) y yo. En el otro grupo estaban los dos niños esos que vienen los lunes y viernes, María José y Vanesa.

Después de la horita del tenis, al taichí, nosotros (San, Mari Ángeles y yo) seguimos con nuestra andadura por los primeros pasos o movimientos, el del miércoles ya salía (más o menos bien), después a intentar memorizar el segundo e ir haciéndolo todo junto. Si no digo yo que después cuando pase más tiempo no sea esto muy fácil y deje uno de pensar en cómo me complicaba la vida yo y los cabreos que pillaba con lo facilico que es esto, pero… así son las cosas que se viven en el momento… y además eso es lo chulo, y guay, el momento, que sí que podría ser un momento mejor, de acuerdo, pero… también vale… aunque haya ratillos que me enfade conmigo mismo por ser tan torpe, jeje… ¡ay zeñó! en fin…

María José comentó que lo mismo se apuntaba al taichí con Gema, a ver si se animan, ya que ahora es el momento, por aquello de que sólo llevamos un par de días, aunque si tienen mejor “retentiva” que yo, no tendrán problemas ni aunque se apunten dentro de una semana, pero como les cueste quedarse con los pasos lo mismo que a mí… en fin…

Después del taichí estuvimos haciendo un poco de meditación, poco porque la otra gente que está en el taichí (pero no en nuestro grupo) se ve que no están acostumbrados a meditar a diario, así que… sólo estuvimos unos 5 minutos, no son muchos, pero al menos sirve para ir acostumbrándose a hacerlo a diario, que después se lía uno a hacer otras cosas, que si la tele, que si esto, que si el feisbúc, que el blog y se le pasan las horas y no medita, ni tan siquiera se relaja un ratillo…

Bueno, hablando de relajamientos… habrá que relajarse un poco que mañana toca excursión y hay que estar a las 9.30 en el kiosco ese junto al polideportivo…

Nos vemos.
Guillermo
Terminado de escribir en Nerja a las 15.21 del 8 de noviembre de 2009 (sí 2 días después, es que son muchas las cosas que hace uno, y pasa lo que pasa, pero ¿a que parecía que estaba escrito un rato después de que ocurriera? jejeje), aunque publicado como si fuera el viernes 6 a las 22.30


Nota del 06/Dic/09:
Ya sé cómo se llama la hermana de Serena: Altea.
Y es que esta mañana cuando volvía del tenis y ella iba a cruzar la calle por un paso cebra (o paso de peatones para los que no sepan qué es un paso cebra) que hay frente a la cafetería en la que trabaja la hermana, y paré mi moto para que cruzara y va y me dice: Altea, me llamo Altea, que me dice mi madre que has puesto en el blog que no te acordabas de mi nombre.
Y ya está rectificado, que así, ya no se me olvida, jejeje

Esta entrada fue publicada en mis cosas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.