Domingo 27, ¡por fin luce el sol!

Pues eso… y menos mal que no ha sido el lunes 28, porque lo mismo te pensabas que era una inocentada (salvo que vivieras o estuvieras por la zona, claro, que entonces podrías comprobarlo por ti mismo, siempre que te asomes aunque sea a una ventana… je)

Lo que te decía, que hoy ha amanecido (supongo, ya que me he levantado a las 10) con el cielo claro (despejado de nubes borrascosas) y luciendo un sol que a pesar del frío calentaba lo suyo.

Y con el buen tiempo han vuelto el pan tierno y los churros para el desayuno (jejeje) aunque como me decía la churrera (o mujer del churrero o vendedor de churros) que me tenía guardados los de ayer… como no fui, pues… como que no… que mejor los deje reposar para otro día…

Y viendo que Mari Carmen no estaba por la labor de ir a dar una vueltecilla, ya que el resfriado que le empezó a “florecer” anoche no se lo permitía, principalmente por el dolorcillo en los riñones, y es que los resfriados tienen estas cosas… que no solo son estornudos… a ver si se mejora para esta tarde que tenemos prevista tarde de cine.
Pues eso…viendo que no habría paseíto, me fui a correr un poco, llamé a Mari Ángeles por si se animaba, pero como que no… que el lunes sí, pero hoy… pues no… Aprovecha, aprovecha que cuando el tiempo cambie, tendremos que volver a las correrías.

El recorrido ha sido desde Curro hasta el puente del Águila tirando por la carretera.
La primera parte la he hecho del tirón, sin paradas (salvo para cruzar la carretera por los pasos de peatones), esa primera parte la he hecho en unos 19 ó 20 minutos.
La vuelta no he podido completarla… corriendo, es decir: todo el rato corriendo, ya que tuve que parar antes de empezar la cuesta de Curro, fui una mijilla andando y lo volví a intentar, pero un poco después de pasar el cruce que va al mercadillo, tuve que dejarlo que ya era mucho para haber estado una semana prácticamente inactivo. Pero al menos lo he intentado y algo he hecho, eso sí, al llegar a la casa y antes de meterme en la ducha, parecía que había estado tomando el sol… ¡estaba como un tomate! to encendío… ¿será mi luz interior? jejeje

Bueno… después sigo que no sé si Mari Carmen se animará para ir al cine, que dice que no se encuentra bien y lo mismo le pega el resfriado a los demás… Después te cuento que si vamos a ir, ya va siendo hora, que hemos quedado a las 4 para ir antes a mirar un poco los escaparates del centro comercial, que en esta ocasión será (o puede que sea) el de Rincón de la Victoria.

 

Pues sí que fuimos al cine, que el Ibuprofeno (después de haber tomado una Aspirina C efervescente) hizo su trabajo y alivió los “dolorcillos” que tenía Mari Carmen y nos pudimos ir a la hora acordada. Quienes no vinieron fueron San y Gustavo que tenían compromiso familiar, eso sí, costó que respondieran a las llamadas, que al final estuvimos hablando con ellos un ratillo antes de entrar al cine (o casi), a ver si el lunes no llueve y nos vemos y damos unos cuantos raquetazos, aunque Ángel dice que llueva o no llueva hay que ir al tenis, que ya son muchos días… po zí… jejeje.

Caminando por el centro comercial un “lector del blog” (cuyo nombre no es plan de mencionar) me da un toque de que si llevo dos días sin actualizar el blog… que si me he tomado unos días de vacaciones… ¡estos fans! 🙂 Que sí, que anoche me puse al día e incluso antes de venirme puse lo de esta mañana… que a pesar de que en estos días no han ocurrido muchas cosas… algo sí que he contado, jejeje.

Como “ellas” estaban mirando cosillas y ya eran más de las 5.30 (la peli empezaba a las 5.45), pues Ángel y yo fuimos a comprar las cosicas para ver la peli y mientras ellas llegaban… pero ya era casi la hora y como que no llegaban… Llamo a Mari Carmen, sabía que no lo iba a escuchar, pero aún así la llame´… efectivamente no contestó. Llamo a Mari Ángeles y si lo escuchó… Que la peli va a empezar, ¿Ya? ya vamos, que Mari Carmen está pagando una cosa que ha comprado, no tardamos… No tardaron, pero entre unas cosas y otras, las luces estaban apagadas, no se ve nada de nada y… bueno, menos mal que a pesar de ser una peli “casi de estreno” había bastante sitio, porque creo que en realidad nuestros asientos estaban en la otra parte… eso sí, estuvimos en la fila adecuada… jejeje.

La peli que hemos visto (que por cierto, acabo de acordarme que no le he pagado las entradas a Ángel…  Ángel que mañana te las pago, jeje, es que él pagó las cuatro y después se la pagaba yo, pero… en fin…) ha sido No es tan fácil con Meryl Streep y Alec Baldwin (entre otros). La peli ha estado… entretenida, nada del otro mundo, pero no ha estado muy mal del todo, para pasar el rato y divertirse un poco, sí ha estado bien, para qué vamos a negarlo… Lo curioso, cuando he estado buscando los links a usar en esta peli, que en la página oficial de la peli en español, han cambiado los nombres de Meryl Streep y Steve Martin, lo mismo es casualidad, pero ya podrían haber puesto las fotos en el mismo orden que los nombres… en fin…

Aunque la peli no era de miedo alguno ha pillado un repullo… sí, es que a alguien (y no miro a quién fue porque no lo podría ver) se le escapó el paquete de palomitas (ni idea de cómo fue) y saltaron palomitas por todos lados… sí, literalmente, ya que después de salir del cine aún teníamos palomitas por todas partes…  y la cosa es que no se como fue, pero según Mari Ángeles hasta parecía como un petardo… que hasta pilló un “repullo”, en fin… que si llega a ser una peli de miedo o de acción casi hubiera sido comprensible que se me escapara de esa forma el paquete (de los pequeños, menos mal) de palomitas… sí, casi como si hubiera tropezado con el paquete… en fin…

Bueno… y ahora a ver qué ponen en la tele (aparte de Gran Hermano) que aunque ya la haya visto nosecuantas veces, creo que veré Ice Age en la Sexta, sí… Aunque… Mari Carmen ya ha advertido que después cambia a TeleCinco… menos mal que al menos me da una tregua, jejeje… ¡Ay zeñó!

 

Ah, y mañana (si no llueve, esperemos que no) hemos quedado (Mari Ángeles y yo) para ir a correr por la carretera (vía Maro).

Nos vemos.
Guillermo
Terminado de escribir a las 21.25 del mismo día 27 de diciembre… ¡que poco falta para acabar el año!

Esta entrada fue publicada en mis cosas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.