Martes 15 de diciembre

Correduría del martes

Hoy martes quedamos para correr en el puente (por el que empezamos a correr hace más de seis meses), con idea de ir por el camino de Enmedio y no ir por la playa ya que con tanto frío que hacía el lunes (que fue cuando hablamos de ir a correr el martes por donde fuimos a correr) podría ser peor…
Aunque quedamos en el puente, Mari Ángeles me recogió en mi casa, que con el frío ese me podría poner "malito" 🙂
A Antonio lo avisé del cambio y la hora, pero no apareció ni a esa hora, ni más tarde… Antoñico, Antoñico, cuando entres al gimnasio no se si te aguantarán las máquinas, jejeje…

Por cierto, es normal que hiciera el frío que hacía, ya que había nieve en las montañas, tanto en la maroma (foto 1) como en las que hay por detrás de la Cuesta del Cielo.

Foto1878
Foto 1. Había nieve en las montañas…

No he calculado el tiempo "exacto" que tardamos en hacer el recorrido completo, aunque así por encima, desde que salimos hasta llegar a la sombrilla del césped del apartotel tardamos unos 25 minutos, que por cierto, (ya van dos por cierto), habían acordonado la zona tal como se puede ver en la foto 2, pero menos mal que la sombrilla estaba cerca del cordón ese que pusieron… si no… hubiésemos saltado y tocado la sombrilla, que esa es una costumbre casi de los primeros días y como que no es plan de perderla…

Foto1879
Foto 2. El césped acordonado…

En un principio teníamos pensado seguir por la carretera, pero en vista que ya por el camino del río la ropa iba sobrando, decidimos volver por el Playazo (por eso la foto del césped). Aunque al principio se notaba más fresco en la playa, como el sol estaba dando fuerte, ese frío se fue pasando, y en mi caso que empecé con camiseta, sudadera y chándal, acabé solamente con la camiseta.

En la zona de estiramientos nos encontramos con el noruego, que aunque se tenía que haber marchado el sábado pasado, se ve que le dieron mal la hora en que salía el tren que tenía que coger y lo perdió… aunque creo que dijo que perdió el avión… lo mismo lo que le dieron mal es la hora de salida del avión… aunque la hora de salida del avión está en el billete… ¿miraría el billete? no me enteré, lo confieso… la cuestión es que se quedará una semana más, y no creo que lo lamente demasiado…

Después de hablar con el noruego y de estirar un poco, seguimos con la correría.
La vuelta por el paseo del río se hizo más dura, no por la dureza de la cuesta, que no lo fue tanto como yo esperaba… si no porque todo el rato íbamos por la sombra (no había lado de sol, así que no es que quisiéramos ir por la sombra) y se notaba el fresquete…
Entre unas cosas y otras estuvimos unos 50 minutos, ya que salimos a las 8.12 y volvimos a las 9.01.
Mañana repetimos recorrido.

 

De fotógrafo

Después de tomar el cafelillo con la parienta (sin churros) me fui a hacer unas fotos de un apartamento de Angélica, una de las compis de las andaduras de los sábados.
Y como esta mujer se marcha mañana, quedamos por la tarde en su casa para ver las fotos y elegir las que más le gustara, ya que quiere tenerlas para publicarlas en un sitio web y mandarlas por correo… y ya se sabe que no es conveniente poner en la web fotos que "pesen" demasiado y menos aún mandarlas por correo (electrónico) que hay quien manda fotos del 4 megas y más de uno se acuerda de todo lo que se tiene que acordar, sobre todo si la conexión tiene poca velocidad…

 

Meditación y Celebración de Navidad

Entre unas cosas y otras me dieron casi las seis en casa de Angélica, ya que a eso de las seis menos cuarto me llama San para ir a lo de la Meditación y Celebración de Navidad, que empezaba a las seis.
Quedamos que me recogiera en mi casa (hoy estaba dispuesto a no usar mucho la moto, jeje), que como había que llevar las botellas de agua (somos mu exageraos y llevamos garrafas, en mi caso de 8 litros) y la cuestión no era llevarlas, que de ida iban vacías (las llenaríamos en el poli), pero de vueltas vendrían llenas. Que si qué vela tienes, que si que cosas tienes para compartir, que si me paro a comprar en el SuperSol, que no hace falta que ya llevo yo bastante… Vale, avísame cuando llegues.
Y cuando llego y aviso, que ya voy, en 2 minutos estoy ahí, ¿en 2 minutos con el tráfico que hay?, vale en 5, Dame un toque cuando estés llegando… Pasan los 5 minutos (y algunos más) y ningún toque… voy a mirar el móvil y había una llamada perdida… un toque muy sutil, sí…

Cuando llegamos (y llenamos las garrafas de agua) ya estaban allí, pero nos esperaron, que era poca gente la que había, en total fuimos 8. Laura nos contó lo que ella tenía que contarnos y después nos tomamos unas infusiones (quién quiso) y picoteamos de lo que cada uno había llevado y estuvimos un rato charlando y viendo cómo limpiar nuestras casas con el agua esa que habíamos llevado, no, no se trata de limpiarla "físicamente", aunque en realidad no hacía falta una garrafa tan grande, pero como uno es primerizo, pues….

Después estuvimos viendo el "cuchitril" (de buen rollo lo de cuchitril) de Manolo, el … no recuerdo el nombre que él usa… ¡rocódromo! Y nos contó todas las cosas que él suele hacer allí, etc.
Un día iremos a probar, jejeje

Bueno, y esto fue prácticamente todo lo que pasó el martes 15, mañana más.

Nos vemos
Guillermo
Terminado de escribir el miércoles 16 a las 7.53, pero publicado con fecha del martes 15 a las 21.00

Esta entrada fue publicada en fotografía, mis cosas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.