Miércoles 2 de diciembre, todo en uno

Pues eso… que te iba a contar las cosillas de la mañana por un lado y las de la tarde por otro, pero entre unas cosas y otras, se me fue el día… y aquí me tienes a las 9 de la mañana del día siguiente contándote lo del día anterior… pero es que quiero contarlo, no sólo para que te enteres tú, sino para que a mi no se me olvide, que ya no quiero olvidar nada de lo que haga… esté bien, mal, mejor o peor.

A levantarse tocan

Esta mañana me he levantado a eso de las 6 y media, que anoche me acosté a la 1.30 y no era plan de levantarse antes de las 6 (que es mi idea) entre otras cosas porque ni el café de fuerza 10 me espabilaría.
Lo que hice es hasta un misterio para mi… que no, que no, que no estoy tan mal… bueno un poco sí, pero claro que me acuerdo de lo que hice hasta que llegó la hora de irme al Playazo, sí, claro…

Andadura matutina

Hoy me colé un par de minutillos, que como estuve haciendo lo que te he contado en el párrafo anterior, pues… jejeje

Mari Ángeles venía con nuevo look, que se ha puesto mechas rubias, pero entre que uno es un despiste viviente, que aún tiene los ojos pegaos (esto es una excusa barata, ya que después de casi dos horas levantao, un café y la cara lavá con agua fría, pues…) y sobre todo porque con el color de la luz del sol (que aún estaba rojiza), total que no me di cuenta del cambio de color del pelo… ¿sería también porque lo llevaba recogido? en fin… yo no serviría de testigo en un juicio de esos de las pelis: ¿Recuerda dónde estaba el día tal del tal del tal? Ni idea, espera que mire en mi blog… XDDDDDDDDDD
Resumiendo: que soy un desastre pa estas cosas y ya no se si cambiaré, lo mismo con el taichí me “libera” la mente además del cuerpo y presto más atención a ese tipo de cosas…

Hoy miércoles tampoco hemos corrido, que como ahora se me está cayendo el pellejillo ese que se queda ahí y que si lo arrancas duele más que… pues… mejor andando, así también me reservaba para las dos horas de tenis de esta tarde.

La mañana estaba menos fresquita que ayer, el viento no era tan frío, incluso a la vuelta veníamos sin la parte de arriba del chándal. Casi dos vueltas le dimos a la playa, a ver cuando abren el paseo de la playa del Chucho y la caminata sería más completa.
No hemos arreglado el mundo en las charlas que tenemos mientras andamos, ya que si hablamos corriendo, imagínate andando, pero al menos hemos medio organizado lo que haremos el lunes del puente y el día de fin de año.

La lista de asistentes de los corredores matutinos no está completa, ha habido algunas faltas, a ver cómo lo justifican, vimos solamente a dos, a saber: el extranjero jubilao y al padre de Isabel (la de Alcorcón). Por no venir, ni vino Antonio, que dice que está de “papeleos” y que tiene que hacerlos por la mañana… es que lo llamé para ver si no venía por problemas de salud o porque estaba “liao”. Porque el que no venga los lunes, es hasta habitual, pero ya tantos días, y más ahora que quería correr más para ver si perdía la barriguilla esa que ha echado… pues… es raro, sí… le tengo que preguntar si va por las tardes, pero creo que no…  lo malo es que como siga así (sin venir a correr o andar), cuando venga me va a quitar el puesto de barrigón, jejeje.

Después de andar, la natación terapéutica

En realidad la natación terapéutica viene después de desayunar y de estar un rato con la parienta, ya que es a las 12, aunque hoy me he ido un poco antes de las 12 (es que casi siempre espero a última hora para irme), ya que hoy hay que pagar, que como ahora tienen informatizado el acceso a la piscina, si no pagas no se abre la palanquilla esa giratoria (aunque siempre puedes bajar por el ascensor que creo que no necesita tarjeta para que funcione).
El mes entero y tres días a la semana es lo que he pagado, 48.90 euros. En realidad no es el mes entero lo que estaré, ya que el día 7 es festivo (por el día de la constitución que al caer en domingo lo pasan al lunes) y también el 25 (día de Navidad).
Y mientras pagaba, estaba Maribel cobrando, ya se puso a “cascar” un ratillo conmigo y… llegué a las y 10, pero bueno, otra veces llego después de las y cuarto.

Allí estaba Mariví explicándole a uno de los compis de natación, que hace poco ha entrado en el grupo, la importancia de “meter barriguita e intentar crecer con la cabeza”, ya que eso de meter barriguita hace que los músculos del abdomen (o los que correspondan) trabajen más y la cadera sufra menos.
Lo de crecer con la cabeza se refiere a intentar tener la “sensación” de crecer con la espalda pero sin “estirarse” físicamente, más bien intentar que las vértebras se despeguen unas de otras y eso haga que crezca… es una “sensación” pero yo llevo casi 7 meses y aún la estoy buscando… que lo mismo lo hago, pero no soy consciente de ello.
Todas estas cosas nos dice que no sólo lo debemos hacer mientras estiramos o hacemos los ejercicios en el agua, sino que deberíamos aplicarlos (al menos lo de meter “barriguita”) en el resto de actividades diarias, aunque no sea tan exagerado como allí, es decir, que con sólo “meterla” un 25% es suficiente (la barriguita hacia adentro).
Cuando dice lo de meter barriguita a mi me hace gracia, porque lo mío de “-ita” tiene poco, pero bueno…

(después sigo con las cosas del tenis, que ya son las 9.40 y me voy a desayunar con la parienta)

Doblete de tenis con extra

Como seguramente sabrás, los miércoles son dos horas de tenis: de 7 a 8 con profe (en el grupo de los mayores) y de 8 a 9 a nuestro aire. Pero hoy me he quedado hasta las 10 ya que estuvieron jugando un partido de la liguilla esa de tenis en la que me he apuntado, y como resulta que además de que conozco a los dos que jugaron, a uno más que al otro, ya que uno de ellos era Manolo el taxista y el otro Antonio Cortés que está algunas veces (cuando le toca) de conserje en el polideportivo. Pero también resulta que están en el mismo grupo en el que juego yo, así que… hice un poco de espía… para ver cómo jugaban, porque si te crees que lo de espía es porque iba a estar escondido o camuflado… va a ser que no, que allí no hay casi donde esconderse,… bueno sí, si te subes a uno de los árboles… jejeje.
Pero la verdad es que por mucho que yo observe no me quedo con la “copla”, que no tengo ese poder de observación que tienen otros ni se si a este o a aquél hay que jugarle más por la derecha o por el revés, si hay que jugarle pelotas cortas o largas… que yo con darle y que no se vaya por el fondo o se estampe contra la red ya casi que me vale…

Vamos a lo nuestro, en la primera hora, del grupo de “mayores” (ya sabes que lo de mayores es porque son más “pofesionales” que nosotros) estuvieron 5: Patricia, Francis, Rubén, el muchacho que me ganó la bola esa que le dejé cortada en la red cuando él estaba en el fondo de la pista y Jan (o algo así, el checo). De nuestro grupo estábamos: Vanesa, Jessica (la amiga de Vane), San y yo.
Mientras los otros estaban con el profe, nosotros cuatro estábamos peloteando en la pista de abajo, pero sin mezclarnos, es decir, Vanesa con Jessica se echaban las bolas una a otra y San y yo hacíamos lo mismo, sólo que atinábamos más que ellas dos… y no sólo atinábamos más, sino que no embarcamos ninguna pelota, algo que si hicieron ellas, ya que Vanesa es experta en tirar las bolas fuera de la pista, sí, croe que su récord está en dos en menos de 30 minutos,
Para ir a recoger la pelota perdida fueron las dos, así que… nos dejaron la pista enterica para nosotros, y lo aprovechamos bien: ¡toda la pista para nosotros solos! 
Mientras recogemos las pelotas siempre surge algún tema de conversación, y San se “acuerda” de que hoy tenía cena, en un restaurante nuevo de no se quién… que si tenía que llamar a Gustavo para preguntarle a qué hora era, que si no se había llevado el móvil, que llames con el mío, vale, después cuando nos vayamos a la otra pista, que yo creo que es a las 10 pero mejor lo confirmo.
Después llegaron las dos compis y seguimos jugando los cuatro hasta que nos llamó Ángel para subiéramos a la otra pista.
Las prácticas de hoy han sido en dos fases, la primera a darle de derecha y de revés y que entre en uno de los dos campos (cambiando de campo cuando tocaba la siguiente vez), mi derecha necesita un nuevo retoque o concienciarme más en la forma de golpear, que fallo hasta más que con el revés.
La segunda era jugando entre dos, pero para no mezclar niveles, nos enfrentamos San y yo por un lado y Vanesa y Jesica por el otro.
Decir que San estaba golpeando muy fuerte, y cuando le salía el golpe (es decir que no lo mandaba al quinto pino o se quedaba en la red) no me daba ni tiempo a ver la bola pasar… no sé si será el antibrivador que le puso el lunes (me lo encontré y se lo puso a su raqueta, dame, dame que yo no tengo, y claro, pues uno no se lo va a guardar de repuesto, si te lo piden así… es que es como el que yo tengo puesto, que según Miguel, Patri y otros expertos es de los mejores antibrivadores, aunque no sé qué pensar, ya que los que veo que llevan Nadal, Federer y otros suelen ser de los redondos de toda la vida… en fin…), aunque ella dice que no, que hoy está fuerte… menos mal que no estamos en clase de boxeo porque si no… en fin…

Y después de la hora con profe, la hora sin profe. Llegaron sólo Serena y Antonio. Vanesa y Jesica se fueron a la pista 2, y de la gente del otro grupo se quedó Jan (el checo) y después de que los dos recién llegados calentaran un poco, estuvimos jugando un partido de dobles. Serena y Antonio contra Jan y yo. Creo que quedamos 3-2 a nuestro favor, pero no me hagas mucho caso, que lo mismo fue al revés. la cuestión es que no acabamos ningún set, ya que Jan se tuvo que ir, y después nos quedamos peloteando un poco, al peloteo se unió Manolo (el taxista) y así estuvimos un ratillo, hasta que le cedimos la pista para que jugaran su partido del torneo. Antonio se quedó a verlo y mientras tanto, Serena y yo nos fuimos a la pista 2 a pelotear con las otras dos compis, pero en esta ocasión todos jugábamos con la misma pelota. A Jesica le íbamos dando instrucciones y consejos de cómo prepararse y darle a las pelotas, ya que la pobre es muy novata, creo que es su segundo o tercer día. Vanesa ya va dándole mejor, al menos hoy fallaba menos que otras veces. Y así estuvimos hasta que llegaron los que tenían la pista reservada y nos fuimos.

Yo me quedé viendo a Antonio y Manolo jugar. Serena y Antonio se quedaron un rato, pero no hasta el final. En el primer set, Antonio Cortés le ganó con mucha ventaja. En el segundo set estuvo la cosa más compartida, e incluso Manolo le sacó un poco de ventaja a Antonio, pero al final se igualaron y los dos últimos los ganó A.Cortés y se llevo el partido. Este era el primero de Manolo en la competición, y Antonio juega esta semana contra Germán (el que me ganó el otro día).

Por cierto, el domingo a las 12 tengo mi segundo partido del torneo, a ver que tal se me da.

Y esto fue todo… mañana más.

Nos vemos.
Guillermo
Terminado de escribir a las 11.40 del jueves 3 de diciembre, pero publicado con fecha del miércoles 2 de diciembre a las 22.30

P.S. (30/Dic/09)
Sobre los nombres, decir que no es Antonio Cortés, sino Alberto Cortés, que no sé porqué se me quedó en la cabeza Antonio cuando es Alberto.
Lo segundo es aclarar que San se fue después de la primera hora (o como mucho se quedaría unos minutillos de la segunda) ya que tenía que irse a la apertura del restaurante ese que era a las 10.

Esta entrada fue publicada en mis cosas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.