Un viernes algo extraño…

Pues eso… que el día empezó (pero desde el principio, es decir, en la madrugada del jueves al viernes) queriéndose complicar, que ya el jueves estaba yo con molestias en la garganta y después por la noche empecé con algunos estornudos, nada del otro mundo, pero más seguidos de lo deseado, y entre la garganta y las molestias, decidí tomarme un Frenadol (hot lemon) antes de acostarme. Es que uno ya se conoce el cuerpo y… en fin… que no sé de qué me han servido las dos vacunas de la gripe normal y la de la gripe A, en fin…

No correría matutina

Pero resulta que cuando me desperté a las 7.30 no me encontraba bien, todo empapado (del sudor, no vayas a creer que la próstata me la jugó),  así que… llamé a Mari Ángeles para decirle que no iría a correr… a ella, por supuesto, le vino de perlas… (esto me lo confirmó ella misma el sábado, sí, es que ya sabes que algunas de estas cosas las escribo en diferido).

Me volví a acostar y puse el despertador a las 9.15, con idea de ir a tomarme el desayuno con Mari Carmen. sí, es que los churritos, pues… Pero que quede claro que yo los churros me los como porque están allí… vamos, que no es porque yo los "busque", no; a la que le chiflan los churros es a Mari Carmen… yo simplemente, me los como… jejeje

A la piscina

Ya había hablado con Mariví (la terapeuta) de cambiar la hora a la que iría a la natación terapéutica, es decir, en vez de ir a las 12, quería ir a las 11 con idea de aprovechar un poco más la mañana…

Pero a las 11 como que aún no estaba muy bien que digamos, a pesar de que a las 9 y media me había tomado un Frenadol (efervescente), pero claro, aún no le había dado tiempo a "reaccionar".

Pero a las 12 sí que fui. Hoy he llegado unos minutillos más tarde que el miércoles (6 ó 7), pero no ha habido castigo, ya que me ha dado tiempo a hacer todas los ejercicios que hay que hacer, de hecho, cuando terminé yo de hacerlos, es cuando nos fuimos a la piscina. Hoy hemos estado tres, una señora francesa y una chica que ya ha venido otras veces, pero se ve que va cambiando las horas. el nombre de esta mujer no lo sé, tampoco recuerdo que lo haya dicho, pero tiene unos ojos muy bonitos, y me fijo porque cuando me la cruzo en la piscina, como sólo se le ve la cabeza y lleva gorro, pues o le veo los ojos o no sé yo… De todas formas, no siempre veo los ojos de la persona que me cruzo, ya que mucho del tiempo que estoy en la piscina (o haciendo los ejercicios en la esterilla esa) suelo estar con los ojos cerrados, a ver si así me concentro más en lo que tengo que hacer… aunque ya voy un poco más recto en el agua… si yo fuera un perrillo, la zeño me echaría más galletillas ahora que antes… jejeje.
Incluso cuando iba "andando" sin el flotador, que a la mitad del camino me paré y finalmente me dijo que siguiera igual, pero con los brazos de brazas… y es que vio que lo hacía bien, aunque más lento de lo deseable… ese ejercicio si que es un castigo para mi…

Hoy el día estaba llorón, que al salir de la piscina ya estaba chispeando, pero lo mismo que llovía un poco, se paraba o como pasó a eso de las 3 de la tarde, que caía una buena cantidad de agua, acompañada de un fuerte viento que parecía que se iba a llevar hasta los cristales de la ventana…

Pero lo mismo que cayó ese aguacero, se calmó la cosa… y a eso de las 4 íbamos a ir Mari Carmen y yo a dar un paseíto, que ella suele darlo con su tía Mari y algunas veces con Nieves y Belén (la tía y prima de San), pero como estaba el día como estaba, le dijeron que no… Nos llevamos un paraguas por si se ponía a llover, pero al salir a la calle empezó a chispear nuevamente, así que… ¡vuelta a casa!

En el Lidl, con frankfurts y bebida de gratis

Ayer jueves (día 17)  inauguraron el Lidl, y se ve que hubo mucha gente, no creo que por lo que regalaban (un perrito o frankfurt y un refresco) sino por aquello de la novedad. Pero claro, los que no fueron el juevs, aprovecharon el viernes para ir.

Bueno, resulta que estaba yo en el Mercadona comprando cosillas, entre esas cosas estaba algo de bebida para el domingo que tenemos reunión de amigos en casa de Mari Ángeles, pocos, porque la casa no da para más, no como otras que caben más de 12, jeje. Pues eso, que estaba mirando las Pepsis que había, que tenía que comprar de la normal para Mari Carmen y de la Max para San y Gustavo, pero resulta que no había Pepsi Max, y como de la light había de dos tipos, que si con o sin cafeína, me digo, mejor le pregunto no sea que después no le guste la que lleve… y llamo a San para preguntarle…
-Que no hay Pepsi Max ¿cual prefieres la con o la sin cafeína? -La max. -Que no hay max. -Que estoy en el Lidl, vente y la compras aquí… -¿Ahí hay Pepsi Max? -No, pero de la light. -Vale, pues voy payá. -Pero no tardes. -No, pago y me voy. -O no pagues, salte y deja las cosas ahí. -Es la fruta lo que llevo. -¿Te cabe en el asiento de la moto? -Sí. -Vale, pues no tardes.

Y tiro para el Lidl. Por suerte a estas horas ya no llovía.

Después de "olisquear" lo que había por allí, y de comprar las cosas que tenía que comprar, que si el pan de molde (del Bimbo sólo había sin corteza y ese que ni corteza ni ná, así que… me llevé PanRico), que si el queso Gouda, que si el jamón york (para los sándwiches), y algunas cosillas más… -¿Yogur sin azúcar hay aquí? -Sí, claro. -Es que no he visto. -Estos de fruta están muy ricos. -Pues de estos mismos. -De esos no, que son bajos en grasas pero no en azúcar. -Es que he visto que están mejor de fechas y como se parecen… Pepsi Max no había, así que… de la light, pero con cafeína (la plateada-gris), como estaba la "interfecta" presente, no había problemas de que dijera nada por no llevar la que quería…  También llevamos unas pepsi de las normales que mi parienta la prefiere al "natural".

Y ahora llega la hora de pagar. En el Lidl las bolsas hay que pagarlas, eso ya lo sabía de cuando alguna vez compré en Madrid o en un pueblo de Sevilla, que a los que hay por aquí cerca como que no he ido, que para eso te hace falta coche, y como coche hace tiempo que no gasto, pues… al Mercadona o al Más que están más cerca y con la moto hago el avío.
Yo tengo costumbre de pagar con la tarjeta, pero resulta que en el Lidl el mínimo de compra para pagar con tarjeta es de 10 euros, y como lo mío no llegaba, pues… dijo San que lo incluyera en su compra… vamos que siguiera sumando…

Por la compra realizada nos dan (en realidad le dan a San que es la que pagó) 2 fichas para comida y bebida (la comida era o un frankfurt o unas patatas fritas). Después nos dimos cuenta que en realidad le correspondían 3, pero bueno… A ella le vino bien, que aún no había comido.

Cuando salimos, le digo que me diga cuánto es lo mío… mira el papel… Ummmm… ¡un café! -Vale, te lo debo (caro le va a salir el cafelillo, en fin…)
Dejamos las cosas en el coche, las mías en mi moto, que estaba al lado del tenderete ese de los frankfurts. Que de saber que íbamos a tardar tanto mejor hubiera dejado la bolsa en el coche.
No había mucha gente, al menos no tanta como al ratillo de salir nosotros, que después si que se formó una buena cola. Pero había la suficiente gente como para que el que pudiera se colara, y uno que venía detrás nuestra empezó a decir que si aquella se había colado, uno de los dos que estaban en el puesto ese (el que según el otro iba como más lento de lo deseado, o al menos esa es la impresión que me dio cuando le dijo ¿todavía no están las patatas?). La cuestión es que el colega se pone a decirle al viejo que si esa mujer está en el grupo, etc. Yo como veo que el muchacho se pone a abrir panes, le pregunto si él se va a poner a servir, pero como es alemán o algo así, se ve que no sabe (más bien, no entiende cómo) diferenciar entre una afirmación y una pregunta y se ve que entendió que yo le estaba "ordenando" que se pusiera a atender a la gente… -Déjalo (me dice San), que no es plan de pelearse.
Después el muchacho ya se lo tomaba medio a risa… y hacía bromas sobre lo de ponerse a la cola, etc. Aunque a los que venían detrás nuestra como que no tanto, pero… eso es lo que hay… en fin…
Al final, pedimos un perrito (o frankfurt) con ketchup y una de patatas con mayonesa y dos colas (de marca candemore), pero la costumbre de pedir una Coca-Cola.
La moto vino bien para hacer de mesa improvisada…  Las salchichas esas estaban como "tiernas" es decir, casi que crujían al morderlas, pero no estaban malas del todo… hechas de bulla… las papas estaban algo mejor, según San algo picantes, aunque a mi no me lo parecieron. Y la cola no estaba mal, y eso que a mi no me gusta mucho la cola. -Haberte pedido una cerveza. -Sí, hubiera sido mejor, que la cocacola tiene azúcar y gas. -¿Es que no has bebido antes cerveza? (así con sorna) -Sí. -Porque la cerveza también tiene burbujas. -Vale…

Eran casi las 6 cuando terminamos y el cielo se veía que estaba aclarando, no que hubiera claros, sino que no se veía tan negro como antes. Aún así, tenis NO había, que las pistas no se secan en una hora.
No se si se lo dije yo o lo dijo ella, pero quedamos en que me recogería con el coche. Casi seguro que se lo dijo yo, así al estilo: ¿me recoges con el coche que lo mismo hace frío o llueve? (así poniendo cara de niño bueno, jeje). -¿Qué hora es? -Casi las 6. -Vale, pues si puedo te recojo a las 7.

No hay tenis, pero sí más compras

A eso de las 7 y media me llama, que ya viene. Le comento que se me olvidó comprar el pan, y que si ella tiene que ir al Supersol a comprar unas fresas. Pero como pasamos por donde la panadería Ruiz, me pregunta si quiero comprarlo ahí, -Sí que es donde suelo comprarlo últimamente. -A mi me gusta el del Ortiz. -Del Ortiz me gustan las malagueñas. -A mi las malagueñas no me gustan. -Pues yo, antes solía comprarlo en el de los pollos. -Ese está muy rico. -Sí, pero si está tostaillo, que cuando está blanco… Vamos una conversación muy apasionante sobre el pan… claro que estas cosas no las entienden los que no saben apreciar el pan… jeje
Aparca el coche y dice que allí me espera… aunque también le haría falta comprar un bollito de pan integral. -Te lo traigo. -No, ya que está aparcado, voy yo.
Le pido la barra, pero me dice que caliente no le quedan, -Pues dame un bollo de pan. -Sólo le quedan 5 minutos. Miro a San (que ya había comprado su bollo de pan integral), y dice que esperamos. No se si fueron 5 minutos o más, pero el pan ya estaba más o menos listo, así que… carretera y manta. Aunque al ver la barra, le pregunté porqué unas veces las barras salen de una forma y otras veces de otra como con más mijillas así duras. -No, eso será porque las compras en el despacho de Avda. de Pescia, aquéllas son andaluzas y estas de tres cortes. -Ah, es que a mi Guille las de arriba son las que no le gustan. -Hasta luego (en realidad tendría que haber sido hasta mañana, ya que casi seguro que el sábado por la mañana me paso a comprarle dos barras).

Ya casi eran las 8. -¡Al final no me va a dar tiempo de comprar las fresas! -sí, pásate antes por el Supersol. Ahora que me acuerdo, se de alguien (una persona) que "dice" que le gusta dar motivos a la gente para que aprecie la vida. ¿Y qué hace? Cuando va con el coche y ve que alguien va a cruzar el paso de peatones, hace como si fuera a seguir (para atropellarla)… así el (o la) que está cruzando (que también es una persona) piensa aliviado… ¡por poco me pilla esa loca! (en esa exclamación, digo "esa loca" por no decir "esa loca persona", no porque "esa" se refiera a una mujer, que no, que es una persona, pero el una es por persona, no por que sea una en vez de un). Esa misma (persona) también le gusta gastar bromas con las cámaras de fotos que parecen que se le van a caer al suelo… sí…
Bueno dejemos esto, pero es que me he acordado, porque al comentar eso de ir al Supersol, pasábamos por un paso de cebra (o paso de peatones) y… en fin que lo he relacionado, no porque ocurriera lo comentado, que no ocurrió eso, de verdad. Pero podía haber ocurrido, siempre y cuando delante nuestra fuera esa persona que va dando sentido a la vida de los pobres viandantes… ¡Ya!

El Supersol al que fuimos es el del Capistrano. Que allí San sabe que había fresas. -¿Estará cerrado? -No creo, se supone que cierran a las 9 o más… Aunque en la puerta había algún cartel que decía algo de las 20.00. -Aquí si hay Pepsi Max. -Pues compramos. -¿Para llevarla el domingo? no con la otra vale, pero para mi si que voy a comprar. Y va y compra… y coge una botella y como ya llevaba las fresas… -A bien que ayudas. -Yo que sé, yo me creía que ibas a coger solo una.
Y lo mismo a la hora de meter en las bolsas la compra… lo de "bien que ayudas". Por cierto, en el Supersol NO cobran las bolsas… por eso se llevaría 2.. o es porque así no se rompe al poner las 2 Pepsis de 2 litros… no sé… da lo mismo.

Taichí lluvioso

Llegamos al poli (-deportivo), aparca y vamos para la piscina (la de verano que es donde se hace el taichí) y nada más llegar al techaillo que hay… empieza a llover… San se va a poner los guantes, pero le falta uno. -¿Has visto si se me ha caído en el Supersol? -Yo no me he dado cuenta, lo mismo se te ha caído en el coche. Y a buscarlo que se va… con la que está cayendo…
A la mijilla llega David, con la bici, que también le ha pillado el agua cuando ya casi estaba llegando…
Cuando llega San, como podemos nos ponemos en la parte que no nos llueve y nos ponemos a practicar los últimos movimientos (además de repetir la tabla completa). Nos vino bien el repaso, porque yo creo que ninguno se acordaba de estos últimos.
Y repetimos, y repetimos, y nos corregía, y volvíamos a hacerlo mal (yo al menos) y volver a corregir…
El próximo lunes supongo que seguiremos repitiendo… lo malo de las dos semanas que quedan de este mes, es que sólo tendremos taichí los lunes, ya que esos dos jueves son víspera de fiesta (24 y 31) y los viernes son días festivos (el 25 y el 1). Tampoco habrá excursiones los días 26 y 2… en fin… algo habrá que buscarse para esos días… de acción porque si no, con tanto mantecao y comidas familiares, pues…

Ah, en el descanso, Ángel comentó que estuvo con María (Mari Ángeles) en el Lidl, que si tenía mu buenos precios, etc. y que también le dieron la ficha esa para el frankfurt pero que no la cogieron… y dijo San que bien nos la podrían haber dado a nosotros que si que comemos de esas cosas, jejeje.
A la hora que estuvieron (sobre las 7) había mucha gente, y la verdad es que al poco de salir nosotros empezaron a llegar más gente y el parking prácticamente estaba lleno… La novedad, supongo.

Y esto fue casi todo… ya sólo quedamos para el sábado siempre y cuando no estuviera lloviendo… y tal como estaba la cosa, tenía pinta de que iba a seguir lloviendo… porque desde que llegamos a taichí sólo paró un poco para nuevamente seguir así en plan más o menos fuerte.

Bueno, pues… mañana más…

Nos vemos.
Guillermo
Terminado de escribir el sábado 19 a las 23.08 pero publicado con fecha del viernes 18 a las 21.30

Esta entrada fue publicada en mis cosas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Un viernes algo extraño…

  1. Palel dijo:

    🙂
    1 Prueba a ponerte a dos patitas y sacar la lengua cuando sales de la pisci… alomojó te dan recompensa 🙂
    Y ojalá no me cruce nunca con “el apreciavidas”
    Buen día (de domingo.. que yo te leo con retraso pero ¡¡¡por tu culpita!!!) 😉

  2. elGuille dijo:

    jejeje, un día se lo voy a hacer… nooo… no sea que se piense que le estoy haciendo burlas, jejeje
    bueno, si ves un coche gris (o de otro color) conducido por “una” persona… yo de tí que me pararía por si “ella” (o él) hace de las suyas, jejeje
    Es que me enrollo demasiao… y así me voy restrasando cada vez más… en fin… gracias por leerme aunque sea con retraso… aunque lo bueno de esto es que la perspectiva es distinta… lo malo es que se me olvide lo que pasó… en fin…

Los comentarios están cerrados.