La tarde del miércoles…

…la pasé con dos amigas… ya que quedé a las 6 con Mari Ángeles para ver unos muebles que tiene en una cochera y que lo mismo me sirve para mi casa, que se ha empeñao en "decorarme" la casa y eso empieza por cambiarme el sofá y la mesa del ordenador, y como ella tiene cosas que están medio nuevas y ya no necesita, pues… allí que fuimos para verlas, y medirlas, que mi casa es chica y hay que elegir bien lo que va a entrar porque entre otras cosas, puede que ni entre por la puerta…
Y un poquillo antes de las 6 estaba hablando con San por teléfono, así que… le dije que se viniera, y mientras hablaba con San, Mari Ángeles ya estaba llamando, pero como no me aclaro con los pitidos que da el teléfono mientras hablo, hasta que no terminé de hablar no me cosqué de que era ella llamando… y como además aún faltaba un cuarto de hora para las seis, pues… es que es lo que le pasa a Mari Ángeles que algunas veces llega antes de la cuenta… y claro, lo pilla a uno en "orsai" (fuera de juego pero en inglés, que es como se decía cuando yo era más chico). Total que San estaba cerca de Castilla Pérez y dijo que podía recogerme, y yo avisaría a Mari Ángeles para que no viniera a recogerme, pero Mari Ángeles ya estaba por allí, y al poco de bajar yo a la calle y hablar un poco con San, llegó ella… y me monté en el descapotable y nos fuimos… y como íbamos hablando ni nos dimos cuenta de que Mari Carmen nos estaba saludando desde la parada del bus (cerca del Mónica) […]

(¿continuará?)

Esta entrada fue publicada en mis cosas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.