Tarde de tenis, ¡por fin! (y en jueves)

Pues eso… y en jueves, que no me toca… pero como llevamos tantos días de lluvia, el profe está permitiendo el "tráfico" de alumnos de un grupo a otro… 🙂

La verdad es que había poca gente, de hecho la pista 2 estuvo vacía todo el rato, bueno, casi todo el rato, ya que al final (los últimos veinte minutos o así) dos estuvimos jugando en la pista 1 y otros dos en la pista 2.

Cuando llegué (andando, que por cierto, cuando iba por la BP me encontré con Mari Carmen y su tía Mari, que habían estado andando y ahora iban a coger el bus para subir la cuesta de Curro… pues eso, que estaban disimulando como si no me hubieran visto, para ver qué hacía yo… ¡como si no las fuera a ver por mucho que disimularan!, jeje las acompañé hasta el cruce del quiosco Cerica, que por allí cerca para el bus y para ir andando al poli es mejor ir por la otra parte de la carretera…) estaban Francis, Herrero y poco después llegó Manolo (el taxista). Cuando ya estábamos haciendo las cosas que tocaban hoy, llegó Jan (el checo) y se unió al "juego".
Lo que hoy hemos estado haciendo es que los que están en un lado juegan tres bolas y los del otro lado siguen si la ganan. Por un lado estábamos Francis y yo y por el otro primero Manolo y Herrero y después se unión Jan.

Antes de empezar (mientras peloteábamos), Ángel fue a comprobar si las pistas estaban libres, con idea de dejarnos que estuviésemos otra hora más, para compensar un poco los días de lluvia, pero tanto para hoy como para mañana, estaban las dos ocupadas…

Pues así pasamos la hora, primero defendiendo el punto, que por cierto, el niño este (Francis) no veas como juega (ya te lo comenté otro día que a la pobre San no le daba tiempo a tocar ni una pelota -de tenis-).
La verdad es que se nota esto de llevar prácticamente un mes sin jugar… y sin correr… y sin poder darte golpes en la cabeza con la raqueta cuando fallas tontamente… porque me reprimí, pero fallé mucho y si no llega a ser porque esos golpes no deben ser buenos para los zojos… seguro que hubiera acabado o con un chichón (si fallara y al darme con a raqueta me diera con el palo en vez de con la red) o con un nuevo peinado: con las marcas del cordaje en la cabeza… sí, lo que yo te diga… ¡qué malo soy! (de malo, de jugar mal, no malo de malo malísimo, de mala gente…, que no… creo que no… jeje).
En el "mini-partido" que estuvimos echando, Francis me ganó todos los juegos, que ni sé cuántos fueron, pero como mínimo 4 ó 5. Y algunos puntos que perdí fueron porque el niño le da bien y fuerte, pero otros totalmente por mi culpa, algunos por "creer" que los tenía perdidos y otros por no darle como hay que darle, sobre todo porque te piensas que lo tienes a huevo y no lo vas a fallar, y lo fallas..¡vaya si lo fallas! Y en una de esas, le di un pepinazo (que diría Nadal) a una bola que a mandé a la cancha del baloncesto, y como está todo el pasillo con cacharros por medio,tuvo que ir Laura a recoger la pelota (porque había que entrar por otra puerta, y como estaba cerrada con llave, pues…
¡Menuda paliza me va a dar Fajardo! sí…
Manolo y Jan quedaron 1-6 (ganó el checo).

Después del tenis, como Manolo (el taxista, que se llama Juan Manuel, pero todos en el tenis le dicen Manolo) vive en el mismo bloque que yo, pues… ¿Manolo vas pa tu casa? Sí… ¿Me puedo ir contigo? Sí, claro… y me fui con él en el taxi, después de dejarle a Laura las pelotas con las que habían estado jugando Manolo y Jan ya que le dije que yo se las llevaba a Laura y así hablaba un ratillo con ella, pero… lo de hablar, habrá que dejarlo para otro día…

Y esto fue más o menos todo… mañana viernes más…

Nos vemos.
Guillermo
Terminado de escribir a las 13.07 del viernes 29, pero publicado con la fecha y hora del día 28 a las 20.30

P.S.
Como comentario extra, ya que es la segunda vez que me pasa en poco tiempo, contarte que ayer (cuando me duché después del tenis) se me acabó nuevamente la bombona cuando estaba enjabonado… ¡como te lo cuento!
Menos mal que el lunes fuimos a por una bombona y el Guille chico me la dejó en la cocina… porque si no, otra vez a levantarla a pulso para pasarla por encima de to el jaleo que tengo en mi casa… y menos mal que es chica, que si no… en fin…
¿Por qué se gastan las bombonas cuando uno está como está y no hay nadie? pues eso… a ver si alguien tiene la respuesta… jejeje

Esta entrada fue publicada en mis cosas y etiquetada . Guarda el enlace permanente.