Miércoles 24, hoy si ha habido tenis… ¡por fin!

Pues eso… otro post pendiente de rellenar… así se acumula tanto trabajo, si es que…

Pues eso… que este miércoles 24 (el día después de llegar de Madrid) si que ha habido tenis, y a pesar de que la noche anterior estuviese lloviendo, el día se ha comportado, aunque empezó "amenazante", al menos esa fue la razón (entre otras cosas que no vienen al caso) de que hoy no fuera a correr.

La cuestión es que como vine cansado del viaje de Madrid, no por el viaje en sí, si no porque la madrugada del lunes al martes me acosté muy tarde y la verdad es que si dormí cuatro horas, muchas fueron. Como te decía, que no puse el despertador, de hecho lo tenía en modo silencioso y en la mesa de la salita (es decir, la habitación que no es el cuarto de dormir) por tanto, ni escuché el despertador (que al no estar puesto no sonaría tampoco) ni las dos llamadas que hizo Mari Ángeles (como hace ya tanto tiempo, algunos puede que no sepan que Mari Ángeles es mi compi de las correrías matutinas), la primera para avisar de que venía (salía de su casa) y la otra, supongo que en plan desesperación, al estilo de ¿quillo, vas a venir? ¡que ya estoy aquí!

Total que me levanté a eso de las 8.30, me asomé al balcón, vi que no estaba el suelo mojado (y que tampoco llovía) y me puse a lavarme la cara, vestirme y tirar pa la calle… Pero al salir del edificio (o bloque que le decimos por aquí) veo que la calle está toda estampada de gotas… y cuando salgo fuera de la protección de los balcones del "bloque" (aunque aquí pegaría más haber dicho edificio) veo que sí, está lloviendo, ya que me mojé, y no porque estuviera justo debajo de un balcón en el que hubiera ropa tendida o alguien estuviera arrojando agua en plan regando macetas, además las zapatillas deportivas nuevas resbalaban un montón, lo cual demostraba que estaba lloviendo o al menos que todo estaba pringao de agua, total que me digo Si está lloviendo pa qué voy a salir a correr, que el resfriado que tengo desde el viernes no lo tengo curado del todo, así que… mejor me vuelvo… Y me volví… bueno, volverme, me volví, pero no directamente para mi casa, ya que aprovechando que estaba en la calle, y vestido, aunque sea vestido con pantalones cortos y el chándal de arriba, pues… me dije de ir a por el pan, así podría volver a acostarme, descansar más y cuando me levantara (sin prisas) podría ponerme a desayunar sin tener que salir a comprar el pan. Y eso hice: fui a comprar el pan (una barra de pan integral), y después me acosté… no sin antes dejar patente en el feisbúc (o caralibro o Facebook) de la incidencia meteorológica, que de lógica tiene poco, las cosas como son, porque no me vas a decir, que es lógico que lleve tantos días lloviendo seguido o casi, al menos por estos lares, que para estas fechas, el año pasado ya estaba yendo yo a la playa, al menos la primera foto que tengo con el Samsung F480 es de fecha 26 de marzo de 2009 y la que te muestro en la foto 1 es la que puse en el perfil del feisbúc (o casi, ya que es la misma foto, pero no es "exactamente" el mismo fichero), aunque la primera foto que hice con ese móvil es la que te muestro en la foto 2, aunque esa no es la primera foto que hice con ese móvil, en realidad es la número 17. La primera no se cuál será, lo que si es seguro es que la número 5 es de fecha 17 de marzo que es cuando me di el leñazo en la pista de tenis de Torrox.

 

Foto0046_lr
Foto 1. Mi primer día de playa en el 2009 (el 26 de marzo)

Foto0017_lr
Foto 2. La primera foto de mi primer día de playa del 2009
(sí, del año pasado, no te confundas y pienses que estás en el pasado)

 

Pues eso, que no fui de correría y estuve sobando (durmiendo) hasta cerca de las doce y media, pero por la tarde si que fui al tenis, además de que hoy al ser miércoles eran dos horas.

Lo que pasa es que entre unas cosas y otras, pues… legué a eso de las siete y veinte (o más) y como la moto la tenía en la parada del autobús (de cuando me fui a Madrid), pues… me pasé a recogerla, y mientras iba a por la moto, hice la foto número 3, que me gustaron esas nubes…

 

DSC01059_lr
Foto 3. Unas nubes mu chulas de la tarde del miércoles

 

En el tenis estuvimos los habituales de los miércoles, y como esta semana es cuando "le toca" a Chiqui, la amiga de San, resultó que éramos cuatro (aparte de los "mayores" que también fueron cuatro). De los mayores fueron (en realidad no es porque sean viejos, que el que más edad tiene de todos soy yo, es por llamarlos así en el sentido de que son más expertos): Francis, Manolo (el taxista), Jan (el checo) y el otro colega que nunca me acuerdo del nombre. De nuestro grupo: Chiqui, San, Herrero y yo.

Como llegué cerca de las y media, pues.. la verdad es que estuve entrenando poco… ya que al ratillo de llegar nos fuimos a la pista 2, y los otros subieron a la pista uno para practicar con el profe.

 

En la segunda hora de tenis estuvimos peloteando Chiqui, San y yo, en la otra pista creo que se quedaron Francisco y Manolo.
Como éramos tres, estuvimos jugando uno contra dos, salvo durante un rato que San se fue a hablar con Herrero; y es que, a pesar de lo que ella diga, a San le gusta más hablar que a un locutor de radio, sí, lo que yo te diga, eso sí, ella lo negará, seguro, pero… en fin…

Cuando terminó la segunda hora del tenis (estuvimos hasta unos pocos minutos después de las nueve). San y yo nos fuimos a darle una vueltecilla a Coco, Chiqui dijo que no iba que se tenía que ir lejos, pa su pueblo (Torrox), y como le dijo San, ni que estuviera a dos horas, que en 8 minutos te pones allí…

Total que estuvimos dando una vuelta hasta el final de la recta, y entre unas cosas y otras nos dieron las diez de la noche cuando volvimos al punto de partida (prácticamente en la puerta de la casa de San).

A esa hora más o menos llamé a mi "segunda" compi de andadurías nocturnas, que decía que ya habían terminado de cenar y que nos veíamos por "lo hondo" de Castilla Pérez, que no tardaba ná, que ya estaba allí… cosa que no fue totalmente cierta, ya que me dio tiempo a llegar a mi casa, soltar los bártulos del tenis, cambiarme de zapatillas (para ponerme otras más cómodas), terminar de comerme un paquete de frutos secos (que como no me daba tiempo a cenar, lo más que me comí cuando fui a soltar los bártulos fue un trozo de tarta de manzana).
Total, que yo habría llegado a eso de las diez y cuarto como mucho y hasta las diez y media estuve esperando… que no desesperando como le pasa a alguna gente y encima se crispan los nervios y hasta se enfadan… en fin…

 

En el paseillo nocturno, y debido a que el día estaba como "pa llové", hubo muchos caracoles y más de uno en las barandillas, seguramente porque sabrán del peligro que corren si van por medio del camino, y en la foto 4 tienes a uno que hasta iba por la parte baja de la barandilla… como te lo cuento… sí… en fin… malabarismos que hacen los pobres para sobrevivir… eso o que están tan despistados que ya no saben cómo ir de un lao a otro… cosas de los bishos…

 

DSC01087_lr
Foto 4. Un caracol arriesgado… o casi…

 

Bueno, esto fue más o menos todo lo que pasó el miércoles 24… en realidad, ya sabes que no te cuento todos los detalles, que tampoco es plan de que cotillees tanto, jejeje

 

Nos vemos.
Guillermo

Esta entrada fue publicada en fotografía, mis cosas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Miércoles 24, hoy si ha habido tenis… ¡por fin!

  1. Joaquín dijo:

    Estás hecho un artista (y además estresao).
    Un abrazo

  2. elGuille dijo:

    este comentario, ni lo había visto, con tanta saturación de mensajes de Jaime, pues… jejeje. De todas formas, esta respuesta me vale para decir que está actualizado esta “crónica” o al menos estoy en ello… 😉

Los comentarios están cerrados.