Lunes 5, vuelta a la normalidad o casi

Pues eso… que se acabaron las vacaciones, para el que las haya tenido, y vuelta al día a día… usease a la rutina diaria… o casi, por aquello de que en mi caso, y como aún me queda otra semana de "reposo" pues… hoy lunes nada de ir a correr por la mañana, y ni siquiera a andar, ya que Mari Ángeles me dijo ayer domingo que le dolía la rodilla y Antonio no me dijo nada entonces, pero también lleva un par de días chungo del estómago… y la verdad es que yo no tenía ganas de levantarme temprano, así que… aproveché las circunstancias y me quedé más rato en la cama…

 

No tengo ni idea de qué es lo que hice por la mañana… (aparte de dormir, aunque debes recordar que a veces escribo esto a destiempo, como en este caso ya que ahora son las 20.32 del martes 6), lo que si recuerdo es que mi hijo Guille vino a las 6 a traerme un regalo que llevaba por querer darme desde hace una pila de días, ya que era para el día del padre que fue el pasado 19 de marzo, así que… ya tuvo tiempo, ya, pero… en fin, que más vale tarde que nunca… y el regalo es: un chándal, que tuvo que ir a cambiarlo porque el color no me gustaba y al final me lo ha traído negro, que él en un principio no quiso comprarlo de ese color porque pensaba que yo ya tenía algún chándal negro… y no, los que tenía eran azules… La cosa es que fue a cambiarlo y me lo trajo al rato, porque si tengo que esperar otros casi 20 días pues… se iba a juntar con el de mi cumpleaños…

A las 6 y pico me llamó San por si venía a recogerme para ir al tenis, y le dije que sí, no pude darle explicaciones de que el Guille iba cambiar el chándal porque se le cortó la llamada, pero como quedamos en que se vendría en unos 5 minutillos y yo se lo que suele pasar, pues… vamos que le dio tiempo al Guille a venir, probármelo y ver que estaba bien, vestirme para ir al tenis, bajar a la calle y aún así, esperar más uno 5 ó 10 minutos a que llegara doña Sandra, de todas formas tampoco había prisas, ya que el tenis es a las 7, así que… de alguna forma había que hacer tiempo…

 

En el tenis estuvieron dos nuevos, uno es Fran y el otro Rafa, aunque se irá al otro grupo, ya estuvo dando clases de tenis hasta enero de 2009, con la novia, pero se fueron después de estar 6 meses en Nerja, y como tenía la raqueta allí, pues… Ángel le dijo que se quedara esa hora y que a partir de mañana martes se fuese con el otro grupo. De los "habituales" estuvimos: San, Miguel y yo, ni Chiqui ni Herrero vinieron.

El primer rato estuvo Ángel con Fran, que es más novatillo y los otros estuvimos peloteando en la pista 2. Después nos pusimos todos a hacer los ejercicios que tocaban hoy, todos los practiqué, salvo el saque, que me dijo Ángel que no es bueno para mis ojos porque hay que hacer más esfuerzo (sobre todo más esfuerzo brusco).

Después de terminar el tenis, estuvimos hablando un rato con Rafa, que si se van a quedar 11 meses, que si está trabajando en una pizzería, que si no sabe si Elena, la novia, se podrá apuntar al tenis, etcétera.

Una vez terminada la cháchara, San y yo nos fuimos a recoger al Coco para ir a darle una vueltecilla. Vuelta en la que llegamos hasta Maro y tanto a la ida como a la vuelta tiramos por el puente viejo. Entre unas cosas y otras estuvimos más de una hora, ya que nos iríamos del tenis a eso de las 8 y 20 y terminamos sobre las diez menos veinte o menos cuarto, aunque la vuelta a mi casa, también la hice andando, a pesar de que San insistía en llevarme, pero así andaba un poquillo más que hoy había estado muy paradillo… total otros veinte o veinticinco minutos más, que podría haber sido más aún si hubiese ido a dar mi vueltecilla nocturna, pero… no hubo…

 

Bueno, pues… esto fue casi todo lo de ayer… ya sabes que si te lo cuento todo, ¿qué voy a dejar para mis memorias? jejeje

 

Nos vemos.
Guillermo
Terminado de escribir/publicado a las 21.04 del martes 6, pero publicado con fecha del lunes 5 a las 22.05

Esta entrada fue publicada en mis cosas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.