Lunes casi, casi al completo

Pero solo casi… ya que no fuimos a correr… Mari Ángeles que los lunes no va y San que le surgieron cosas en el trabajo, pues… pero fui con Sandra (Dra) a andar… que ya le tocaba después de tanto tiempo de reposo… eso sí, tardamos una hora y cuarto lo que ella solía hacer en 50 minutos, la razón es que antes iba más ligera… y por tanto más rápida y veloz, no es que ahora no pueda ir rápida y veloz (andando rápido se entiende y si no se entendía, yo te lo digo) lo que pasa es que el "be-be" ya va por cinco meses (creo) así que… y la barriguilla pues… que estuvimos viendo los trajes de gitana de la tienda de Jose Luis y como que no… aunque la solución la encontró ella rápido… dice que se pinta unos lunares en la barriga a San Isidro! jejeje

Ya poco queda que contarte del paseíllo con Sandra (recuerda, Sandra es Dra y la otra Sandra, la del tenis y la del Coco, es San), quedamos a las cuatro y veinte (sí, una hora mu rara, ya que lo normal es quedar a la y cuarto a la y media y esas cosas) y salimos desde su casa, en calle Graná, yo salí desde lo hondo de Castilla Pérez un poco después de las y diez y le di un toque para que supiera que ya iba.
A esa hora (una mijilla antes de las y 20) ya empezaba el Lorenzo a pegar fuerte… pero nosotros despacico… con la "rebequilla" (en mi caso la parte de arriba del chándal) atá a la cintura, porque no era plan de llevarla puesta… La cuestión es que San me llamó para decirme que le habían dado más trabajo y tenía que ir por la tarde, que a correr no iba, pero sí al tenis, como yo no me acordaba que Mari Ángeles dijo que ella los lunes por la tarde no podía ir, le comenté que vale, que ya le preguntaría a María a ver qué iba a hacer y si ella no iba, que lo mismo yo me escaqueaba también.
Entre unas cosas y otras, a Mari Ángeles no la llamé y cuando me dio el punto de llamarla era cuando íbamos por la rotonda de la bajada a Burriana, donde está lo de los bomberos, y en ese momento pasaron Ángel y María por allí… no llegué ni a dejar que sonara (o casi) y le hice señas, dieron la vuelta al ruedo y se pararon… estuvimos una mijilla de ná hablando, particularmente con Sandra, y me recordó que no podía, que los lunes, bla, bla, bla… Todo esto de prisa y corriendo, ya que era cerca de las 5 (en realidad las 16.37 o así que es lo que marca la llamada que casi no hice) y Ángel se tenía que ir a sus clases de tenis…
Llegamos hasta la ermita del Santo Cristo, le dimos la vuelta a la capilla y de nuevo "pal pueblo"… A la vuelta también hubo alguna que otra parada de salutaciones y esas cosas, claro, como lleva tanto tiempo sin salir, y con esa barriga, pues… jejejejeje (Sandra me mata, verás tú, jeje)
Menos mal que quedaba poco que contarte…
Bueno, que sí, que a eso de las 5.35 llegamos al punto de partida, es decir a la puerta de la casa de Sandra y ya quedamos en avisarnos (o avisarme ella) cuando ella fuese a ir a dar una vueltecilla y así ir a acompañarla.
Ahora sí… 😉

Después de dejar a Sandra me iba a ir un ratillo con la bici, por aquello de que no iría a correr… pero como estaba preparando un sitio web para la empresa que tiene Maribel con otra gente, (ya sabes que "vendo" alojamiento de sitios web, y se lo comenté a Maribel y me lo contrató, con el extra de prepararle el contenido del sitio, y como está la cosa como está, pues… ¡a prepararles el sitio!), pues me dije de ponerme en ello y dejarlo terminado… y en eso estuve hasta las 7 que me fui para el tenis.

 

En el tenis… (después sigo) estuvimos "una pila gente", estaba el cupo lleno… cuando yo llegué estaban: San, Chiqui, Herrero, Fran y Max. Y una vez que ya estábamos liados con los entrenamientos llegaron Vicky y Miguel que se fueron a la pista 2, que si no, ya íbamos a ser muchos para el ejercicio que estábamos haciendo en el que estábamos tres en cada parte del campo, San, Chiqui y Fran en una parte y Herrero, Max y yo en la otra, los de una parte estaban tres veces seguidas y los del otro lado se cambiaban según el compañero perdiera el punto.

En la segunda parte, San, Chiqui, Max y yo nos fuimos a la pista 2 a jugar un partido de dobles, y aquí como en los colegios de antes: las niñas por un lado y los niños por otro… y hasta que llegó la hora estuvimos jugando… no recuerdo la puntuación, pero lo que es seguro es que nosotros NO ganamos todos los juegos, creo que San ganó el suyo, al menos el primero de los que jugara… ¿o fue el segundo? ya no rimember…

 

Después del tenis "casi" que fui con San y Chiqui a darle una vueltecilla al Coco, el casi es porque me llegué hasta la casa de San, y cuando nos íbamos a andar, me acordé de que tenía una cita, así que… me fui… aunque a la mijilla (después de darle la vuelta a la manzana… o casi…) volví que no habíamos quedado para el martes, y quedamos a las siente menos cuarto en el parking del estadio…

 

Al final no hubo cita y me quedé haciendo cosillas (ahora para sacar unos euros estoy haciendo algún que otro sitio web, pero a colegas y muy conocidos), así que… ahí estuve un rato entretenido y después me fui a reciclar y a dar una vueltecilla por el paseo de la Torrecilla y el Chucho. Y más abajo te dejo una foto de la playa de la Torrecilla, pero con más arena de lo habitual.

 

DSC01457_lr
Foto 1. La Torrecilla de noche (22.04)

 

Y esto fue todo lo que pasó el lunes 19… o casi… ya sabes… 😉

 

Nos vemos.
Guillermo

Esta entrada fue publicada en fotografía, mis cosas y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.