Archivo por días: 7 agosto, 2010

Cena (y copas) con los colegas de taichí

Pues eso… el último relato de hoy sábado 7 de agosto de 2010, y lo último es por la noche, y por la noche, lo que toca (entre otras cosas) es cenar, así que… esto es lo que te voy a contar: la reunión (para cenar) que hemos hecho en esta noche de sábado algunas de la gente que van (o íbamos) a taichí. Aunque de los del pretérito este sólo he ido yo, ya que San también iba a venir, pero al final han podido más otros planes que tenía.

La cuestión es que al final nos hemos reunido doce en total, íbamos a ser once, pero Belén "pasaba por allí" y se quedó…

 

Te dejo unas cuantas fotos tomadas durante la cena, que como puedes ver estuvimos al fresquito de la noche… usease en plena calle estuvimos comiendo…
Pero bien, sin demasiado alboroto ni platos rotos ni nada de eso, lo de los platos rotos, no porque hubiese (o tuviera que haber) pelea, pero con tanta gente, no es de extrañar que alguno hiciese una trastá… pero no… nos portamos bien… además, como puedes ver en la foto 3 (y otras posteriores) bebimos mucha agua y pocas cervezas… gente sana… (ahora vendría lo de: "in corpore sano", pero eso ya lo dejo a tu discreción, jejeje)

 

 

DSC_7963_lr
Foto 1. Al principio, grupo casi al completo… (22.15)
El pajarito… a la de tres… una, dos… ¡clic!
(ehhhh repite, repite)

 

DSC_7965_lr
Foto 2. Repetimos…

 

DSC_7966_lr
Foto 3. Con los aperitivos…

 

DSC_7968_lr
Foto 4. Momento teléfono…

 

DSC_7970_lr
Foto 5. Momento teléfono… dos…
aunque durante la noche hubo más…

 

DSC_7972_lr
Foto 6. Belén que se quería ir, pero como si una fuerza la atrajera… aparte de que aún quedaba la foto de todo el grupo

 

DSC_7973_lr
Foto 7. El grupo al completo… toma una…

 

DSC_7974_lr
Foto 8. El grupo al completo, toma dos…

 

 

Después de la cena fuimos a comernos un helado en la Gelateria, una heladería que hay al final de Castilla Pérez, y como sobre gustos no hay nada escrito… no a todos les pareció que fueran "tan, tan, tan buenos", que los de la Ibense me gustan más (dijo alguien por ahí, y no le faltaba razón, jeje, es que uno se acostumbra a comer en ciertos sitios y…)

 

Después os pasamos por la plaza de España (detrás del ayuntamiento, la plaza que hay sobre el parking), en la que hay estos días un mercadillo marinero, que en realidad de marinero sólo tiene el estilo de la vestimenta de la mayoría que están en los puestos (ya sabes, camisetas a rayas que es lo que dicen que se lleva este verano), porque por los estandartes y otras banderolas que hay, es más parecido a lo de las tres culturas de Frigiliana (una especie de mercado medieval) que a uno marinero… pero bueno, está bien, al menos la gente se acerca y tiene otras cosas que ver aparte de las terrazas llenas, los aparcamientos abarrotaos y el paseo que si no fuera porque la base es roca pura, era capaz de irse a pique… sí, exagerando un poquillo… jejeje

 

Una vez vistos los puestos del "mercadillo marinero" nos fuimos a la tetería de calle Granada a tomarnos una copilla… aunque hubo opiniones dispares sobre dónde ir, entre esos otros sitio estaba el Rey Alfonso y el que antes era merendero de pico (ahora creo que se llama merendero del sol, donde lo del chillout en la playa de Burriana), pero el primero iba a ser pequeño (¿?) y el segundo estaba algo retirado para ir andando… así que… al de calle Graná que estaba a dos pasos… y como ya era más de la una, no era plan de deambular más de la cuenta…

Y allí acabamos los once, ya que Belén se fue después de la cena, no hay fotos, porque yo dejé la cámara en mi casa cuando fuimos a por los helados, y nadie más llevó cámara, y se ve que los móviles que teníamos no eran muy aptos para hacer fotos… así que… te lo tienes que creer, estuvimos tomando unos mojitos (que para mi gusto en esta ocasión estaban demasiado dulzones) y otras bebidas refrescantes, ya que no todo el mundo tomó "agua de fuego" (o similar).

Y entre unas cosas y otras nos dio más de las dos y media, momento en que nos fuimos cada cual para su casa… a una de las integrantes solo le faltó pegar un salto desde el patio de la tetería para irse a casita, jeje. Al resto nos tocó andar un ratillo, y como Ángel se llevaba a cuatro del grupo, y Estrella y Joyce iban en la misma dirección (o casi) de donde Ángel tenía el coche aparcado, pues ellos siete se fueron por un lado y Antoñita, Luis y yo por otro. Antoñita porque vive más arriba de donde iban los demás, Luis porque tenía el coche aparcado también en aquella dirección (en realidad por la Ermita, detrás del Mercadona creo que dijo) y yo porque como Antoñita vive en mi misma calle, aunque en la otra punta, dije de acompañarla.

 

Cuando llegué a mi casa, aún faltó un par de horas para que finalmente me acostara, que tengo esa manía, la de no acostarme al llegar, sino como mínimo un par de horas después, así que… hasta eso de las cinco de la madrugada no me fui al sobre… ¡a psar calor! porque mira que ha hecho calor bochornoso esta noche… al menos yo he estado sudando a pesar de tener el ventilador funcionando toda la noche (y parte del día), pero bueno… es lo que tiene el verano… ¡calor!

 

Hasta mañana, que seguro que habrá poco que contar…

 

Nos vemos.
Guillermo

P.S.
Si quieres ver todas las otras cosas de este sábado 7 de agosto de 2010, puedes hacerlo desde aquí: Sábado 7, tol día liao.

Un ratillo en la playa

Pues eso, vamos por la tercera… que en realidad es la cuarta si tenemos en cuenta el inicio de todo esto: Sábado 7, tol día liao.

Bien, pues en esta tercera entrega de todo el jaleo que he tenido en este sábado 7 de agosto de 2010, contarte (con un par de fotos) el ratillo playero…

 

Después de la sesión fotográfica a Dandy, estuve en casa de Mari Ángeles comiendo, que por cierto, esta mujer dice que como poco… y la verdad es que suele ser así, aunque en realidad habría que comparar mi "pocura" en lo de comer con lo que ella (y Ángel) comen, ya que si hacemos esa comparación si que como poco… jejeje. No, en serio, lo que pasa es que yo no suelo comer dos platos, lo mío es uno solo y el postre, y claro, si de primero me ponen más cosas de la cuenta, pues para el segundo ya estoy lleno… o casi… ya que para el postre siempre procuro guardar algo de sitio, jejeje.

 

Cuando llegamos a la playa (el Playazo) y tomamos posesión del sitio, (que por cierto tuvo que ser bastante cerca del camino, no porque hubiera mucha gente, que si la había, sino porque hacía bastante oleaje y el agua estaba bastante alta), justo al lado estaba el Guille chico con unos amigos…
Y para que quedara constancia, nos tomamos una foto (foto 1) que si no es por las fotos no se acuerda uno de cuándo lo ha visto por última vez, que según "mis archivos" fue el pasado 21 de junio, cuando los mundiales.

 

Foto2988_lr (2)
Foto 1. Los dos Guilles en el Playazo (18.27)
(adivina quién es quién, jeje)

 

Después de hablar un ratillo y enseñarme el nuevo tatuaje que se ha hecho en la espalda (del escudo del Barça) lo dejé que siguiera a su bola… que yo también seguiría a la mía, jejeje.
En realidad no sólo a la mía, ya que me fui a dar una vueltecilla a la playa con Mari Ángeles, Ángel y Dandy. Por supuesto, el centro de atención de la "muchísima" gente que había hoy sábado en el Playazo, era Dandy… que aparte de ser un muñequillo, cuando le daba por juguetear (mordiéndonos en los pies) y ladrando, pues… era raro que no se fijaran en él… y es que después de la sesión de fotos, se le ha subido "la fama" a la cabeza, jejeje

 

Foto2990_lr
Foto 2. Al Dandy le gusta el agua… 
al menos si le pilla desprevenido…

 

Como te dije antes, el agua estaba algo revoltosa, en las fotos no se ve demasiado, pero las olas eran grandes, y rompían con fuerza, aunque no te "revolvían" cuando las estabas urriendo, el problema de esto último es que eran grandes y costaba urrirlas en condiciones, o al menos como uno hubiera deseado…
La cuestión es que al romper tiraban hacia atrás con fuerza, si no, que se lo pregunten a Mari Ángeles que cuando quiso salir no salió todo lo rápido que tendría que haber salido y le pilló una de las olas y… ¡la revolcó por la orilla! y además la volvió a meter nuevamente en el agua… La culpa en parte fue mía, ya que ella no quería meterse porque las olas eran grandes, pero le dije que siempre queda el recurso de saltarlas (si no está rompiendo en el momento en que te alcanza, la misma inercia te lleva hacia arriba y no te llega a cubrir…); lo que pasa es que empezaron a llegar demasiado seguidas y aunque las iba saltando bien (independientemente de que cada vez nos llevara más hacia el oeste -o poniente- ), salvo algunas que rompían demasiado cerca y… esas te acaban cubriendo… La cuestión es que en un momento en que parecía que ya no venían tantas olas seguidas, le dije que aprovechara para salir, pero a pesar de ser olas pequeñas, la resaca que había en la orilla era grande, y aunque no te volviera a meter dentro (porque las olas eran pequeñas) si que te retenían un poco en la salida… y como venían unas detrás de otra casi sin darte tiempo a reaccionar, pues… llegaron algunas más grandes, y… lo inevitable, con la fuerza que tienen esas olas… ¡al suelo! o al agua… o sea… ¡revolcón que te crió!

Pero bueno, no fue tan grave… jejeje

 

Y después de esa primera vuelta, y de enjuagarme con agua dulce, más que nada, porque de urrir las olas, se me mete tal cantidad de agua, que cada vez que agacho un poco la cabeza, me salen dos caños de agua salada por la nariz que… así que… un enjuague con gárgaras suele aliviar (que no quitar) el problema… Pues eso, que después del paseo y los baños, Mari Ángeles y Ángel (y Dandy) se quedaron en la sombrilla y yo seguí el paseo hasta la otra punta de la playa… y por el camino siempre se encuentra uno a gente, con unos te paras y a otros simplemente los saludas, en esta caso, me paré para hablar con Miguel Ponce (y el hijo), y al poco se acercó Dimitri, que si bien no nos había visto en un principio (y eso que estábamos haciéndole señales, ya que él estaba mirando para donde estábamos), después ya si se dio cuenta y se acercó. Después de un poquillo de cháchara seguí mi paseo playero, que entre unas cosas y otras acabó (al llegar donde estaban nuestras cosas) a eso de las ocho menos diez… y como esta noche habíamos quedado a las diez para cenar, Mari Ángeles y Ángel se fueron, yo me quedé un ratillo más, nada… unos diez o quince minutos y después me fui andando despacico hasta mi casa. Por las fotos que tengo de la torrecilla (tomadas con el móvil) supongo que llegué a mi casa cerca de las ocho y media.

 

Una vez en mi casa, a comer un poco de fruta, y a tomarme todas las pastillas que no me tomé en todo el día, incluyendo una aspirina efervescente, que se ve que aunque sólo estuvimos un par de horas en la playa, el sol se cebó un poco conmigo y estaba que ardía… Después una duchita y a esperar a que fuese casi la hora para ir al restaurante hindú que hay después del hotel Riu Mónica, que es donde quedamos en la siguiente cita de hoy, que corresponde a:
Cena (y copas) con los colegas de taichí.

 

 

Nos vemos.
Guillermo

P.S.
Glosario:

Urriendo del verbo urrir (que por cierto, el verbo urrir no existe) pero que viene a significar algo así como "deslizarse sobre…" en este caso: "urriendo las olas" sería "deslizándose sobre las olas", aunque lo de deslizarse queda demasiado fino o elegante, y cuando uno "urre" una ola, va a lo bestia… además con el grito de guerra: ¡urrelaaaaaa! mientras va uno encima de la ola… (el grito de guerra, al menos a ciertas edades, suele ser un grito mudo, pero que sale de lo más hondo, sí… es que de mayor da como más corte eso de gritar "urrelaaaaaa", más que nada porque siempre hay gente que no sabe de qué va la cosa y… en fin… bueno… sigo por donde estaba…) que normalmente acaba debajo o revolcao por la orilla, dependiendo de cómo sean las olas, que las hay de esas que te llevan totalmente fuera (las que no se revuelven o cuando hay poca resaca), pero en la mayoría de los caso, acabas dando vueltas, se te meten los chinos de la playa (los de piedra, no los que van dando masajes) por todas partes, al menos el bañador suele acabar lleno hasta los topes, y puedes cantar victoria si ese revolcón no te ha lastimado alguna parte del cuerpo, normalmente las piernas y brazos…

Sesión fotográfica canina de Dandy

Pues eso, aquí muestro algunas de las fotos que le hice a Dandy, al perro de Mari Ángeles.

Como sabes esto no fue lo único que estoy contando de este sábado 7 de agosto de 2010, si quieres ver el resto… supongo que ya sabes cómo hacerlo, y si no sabes, prueba desde este enlace).

 

Aquí te dejo algunas de las fotos del perro (de "marca" Bichón Frisé -también conocido como Bishon Frise- ) de Mari Ángeles.

 

Las fotos empecé a hacerlas en la casa de Mari Ángeles a eso de la una de la tarde, porque aunque en teoría íbamos a empezar a eso de las once, pues como que el tiempo no coincidió, ya que como te comenté antes, después del desayuno (que ya de por sí se alargó) estuvo Mari Ángeles comprando "arreglos" para el traje de faralaes que se están haciendo ella y dos amigas más (Antoñita y Rosa).

 

DSC_7779_lr
Foto 1. Sonría por favor…

DSC_7780_lr
Foto 2. ¿Sit? Vale, me siento si me das chuches…

DSC_7782_lr
Foto 3. Con la camiseta de la "la roja",
es decir de la selección española (la canina)

DSC_7820_lr
Foto 4. Entre cojines…

 

A partir de la quinta foto las hice en el Capistrano, para que estuviera más "salvaje", aunque la verdad es que como no está acostumbrado a estas "salvajadas", Dany cuando ve a otro "bicho" que se le parece, se acerca a ver qué tal… pero claro, a algunos gatos no les hace demasiada gracia…

 

DSC_7892_lr
Foto 5. El gato y el perro… ¿acabarán como perros y gatos?

 

DSC_7898_lr
Foto 6. El gato en principio no se fía de las intenciones de Dandy

 

DSC_7903_lr
Foto 7. Con lo tranquilico que estaba yo hasta que llegaron los domingueros estos…
Me tendré que ir a otra parte…

 

Pero Dandy tenía curiosidad por el gato, y aunque cuando el felino estaba en el árbol no le prestaba demasiada atención, el gato no le quitaba la vista de encima…

Después incluso el perro estaba "rebuscando" trozos de sandía que habían tirado por el césped y el gato estaba escondido tras una puerta de rejas, y aunque Dandy ni se daba cuenta de que había peligro cerca, el gato hasta se ponía con los pelos de punta… ¡como para haberse acercado más de la cuenta! en fin…

 

DSC_7931_lr
Foto 8. El perro lo que quería era el sitio del gato para hacerse la foto…

 

DSC_7951_lr
Foto 9. Esto ha sido todo amigos… ¡hasta la próxima!

 

Y a eso de las dos y cuarto, después de que Dandy retozara un buen rato por allí, incluso no se dejaba atrapar y tuvimos que seguirlo durante un buen rato, nos fuimos a la casa de Mari Ángeles para comer (que me había invitado), aunque antes nos pasamos por mi casa para recoger los "arreos" de la playa, ya que después de comer nos iríamos a la playa un ratillo… pero eso ya te lo cuento en otra "entrada", que hoy estoy repartiendo el "peso" de todas las fotos que he hecho en varios "posts" blogueros…

Este es el link a esa otra "historia":
Un ratillo en la playa

 

Nos vemos.
Guillermo

Desayuno churrero de los correriadores (de correr) matutinos

Pues eso, este sábado 7 de agosto de 2010, habíamos quedados algunos de los "carreristas" matutinos para tomar un desayuno "con churros", más o menos para rememorar el que ya tomamos el año pasado (concretamente el sábado 15 de agosto de 2009). La diferencia, entre otras, de la de este año con la del pasado (aparte de la fecha) es que el año pasado fuimos a por el chocolate con churros después de haber ido a correr, y este año, simplemente hemos quedado para desayunar.

La foto del año pasado en el momento "churros" es esta (foto 1):

 

Foto0896_lr
Foto 1. Desayunando churros después de ir a correr 
(15 de agosto de 2009 09.14)
De izquierda a derecha: Sandra, Miriam y Mari Ángeles

 

En la foto 2 tienes el momento "churros" (o casi) de este año:

 

DSC_7768
Foto 2. Esperando para desayunar con churros
(sábado 7 de agosto de 2010 10.11)
De izquierda a derecha (según posición): Eugenia, Antonio, Mari Ángeles, Sagrario, Sandra, Miriam y Ángel

 

El "casi" del momento churros es porque no había churros, ni café, ni chocolate, nada de nada… sólo "el personal", que como puedes apreciar es más numérico que el año pasado. Bueno, en realidad, el año pasado también estuvieron Sagrario y Miguel, pero llegaron después de haber tomado la foto. Este año Sagrario ha venido, pero no Miguel, que estaba dándole a los pedales. Los que si han venido este año son Eugenia, Antonio y Ángel. Por supuesto, como suele ocurrir en la mayoría de los casos, en ambas fotos falta el fotógrafo.

 

Y si te preguntas por qué no fuimos a correr antes de desayunar, creo que con la imagen de la foto 3 no hay mucho que decir, las tres que aparecen en la foto son las mismas que la foto 1 del año pasado, y claro, Sandra, como que no está en estos momentos como para ir a correr.

 

DSC_7765
Foto 3. Esperando a que haya mesa libre (10.03)
De izquierda a derecha: Miriam, Mari Ángeles y Sandra

 

Aunque dice (Sandra) que para octubre ya se apuntará de nuevo (en septiembre tendrá el niño que lleva dentro…), eso quiere decir que en octubre la veremos como estaba el 15 de agosto del año pasado (foto 4).

 

Foto0894_lr
Foto 4. Sandra da vueltas a las tumbonas mientras estiramos 
(sábado 15 de agosto de 2009 08.11)

 

Después de esperar un buen rato a que se quedaran las dos mesas libres (las que están en la calle), ya pudimos tomarnos el desayuno… Sagrario no se quedó, que tenía cosas que hacer en la playa de Burriana, y no era ir a bañarse, sino que estaba pendiente de unas competiciones que había o no se qué… lo dijo y casi que me enteré, pero tampoco es plan de dar "todas" las explicaciones.

En la foto 5 estamos todos con los churros listos para ser engullidos… y en la foto 6 ya nos lo habíamos zampado, si es que… ya teníamos hambre, jejeje.

 

DSC_7772
Foto 5. El desayuno (con churros) ya está preparado (10.51)

 

DSC_7774
Foto 6. Foto grupal tomada por Antonio (11.28)
después de dar buena cuenta del desayuno

 

Como puedes comprobar en la foto 6, estuvimos un buen rato con el desayuno, pero también estuvimos otros casi 50 minutos esperando a que todos nos pudiéramos sentar y tener la comida lista… es que el bar las 4 esquinas está "abarrotaíco" a estas horas… y no sólo porque es sábado o verano… así casi todos los días… o más o menos…

 

Bueno, esto fue casi todo lo del desayuno con los "carreristas" matutinos, aunque hay algunas fotos más, te dejo dos.

La primera de Sagrario y Sandra, ésta última ya está notando tanto las patadas del "nene" que hasta se le han quedado las marcas en la camiseta, jejeje.

 

 DSC_7767_lr2
Foto 7. Sagrario y Sandra, (10.06)
dos perfiles distintos de dos "estados" diferentes…

 

La segunda de dos extranjeras que pasaban por allí comiendo sandía… por si no lo sabes la sandía tiene mucha agua y, al menos yo, me pongo pringao cada vez que como sandía, así que… imagínate como acabarían estas dos criaturas…
Aunque al hombre que está sentado en el escaparate de "Lorenzo" parece que le apetecía un poquillo de futa roja…

 

DSC_7770
Foto 8. Comiendo sandía por la calle… (10.48)

 

Y esto más o menos fue todo… de aquí, mientras Mari Ángeles esperaba a Antoñita para ir preparando "los adornos" del vestido de faralaes para la feria de este año, yo fui a acompañar a Sandra y a Miriam hasta calle Granada…

Y después, de hacer (Mari Ángeles) varias compras, nos fuimos en busca de Dandy para hacerle algunas fotos… pero eso es parte de otra "entrada" en el blog:
Sesión fotográfica canina de Dandy.

 

 

Nos vemos.
Guillermo

Sábado 7, tol día liao

Po zí… desde por la mañana hasta por la noche, así que… lo mismo comparto el relato en tres partes o cuatro… ya que hay fotos de cada una de esas partes y si las pongo todas juntas va a ser un problema, sobre todo para los que tengan conexiones lentas o limitadas en velocidad… que es lo mismo pero no es igual.

La cuestión es que prácticamente desde que salí de mi casa a eso de las 09.45 de la mañana, no volví (o casi) hasta cerca de las 3 de la madrugada del domingo…

 

Aquí te pondré los enlaces o links al resto de publicaciones/crónicas/entradas/ relato… que publique con fecha de hoy sábado 7 de agosto de 2010.

 

Desayuno churrero de los correríadores (de correr) matutinos
Sesión fotográfica canina de Dandy
Un ratillo en la playa
Cena (y copas) con los colegas de taichí

 

Nos vemos.
Guillermo