Martes 8, de correría, buscando carro y en el tenis

Pues eso, que hoy martes hemos ido a corretear por el Playazo, en principio íbamos a ir los tres habituales, pero finalmente Vicky no pudo ir y sólo estuvimos Mari Ángeles, el Dandy y yo. También nos teníamos que haber encontrado con Ana, pero no coincidimos, aunque ella dice que me puso falta… 
amoavé, criatura… si no nos vimos… cómo sé que fuiste… o cómo sabes que no fui… po ezo…

No malo de todo esto, es que como no tengo el Nokia N97 (está en el garaje), pues… resulta que no tengo los datos de la correría, por no tener no tengo ni fotos, pero bueno… aunque no corrimos mucho, al menos le dimos la vuelta completa al Playazo (en la ida hasta la sombrilla del apartotel), en la vuelta fue desde los cacharros esos de estirar hasta el principio del Playazo, el resto fuimos andando… Decir que Dandy se portó muy bien, e incluso había veces que tiraba de Mari Ángeles… sobre todo cuando salía a correr detrás de otro perro…
En total estuvimos casi una hora, ya que salimos a eso de las 9.05 (Vicky es puntual, así que sólo la esperamos cinco minutos) y regresamos un poco antes de las 10.

 

Como tenía que ir al ambulatorio a recoger una receta de agujas para la prueba del azúcar, Mari Ángeles se pasó a recogerme a eso de las once, ya que la cita era a las once treinta, pero debía estar un poco antes para que me dieran en el mostrador "algo" que tenía que llevarle a "mi" enfermero (no es que sea mío, pero así lo dicen en el ambulatorio: "tienes que ver a tu enfermero", lo aclaro, no sea que pienses otra cosa… por ejemplo que lo haya comprado o que me ha tocado en una rifa…).
Ná, allí, lo habitual… a tomarme la tensión, esta vez estaba más baja que el otro día: 12/6; a explicarme lo de las tiras esas (me dio otra maquinilla más rápida y que necesita menos sangre que la que tenía yo desde hace casi cinco años).

 

Después del ambulatorio, me pasé pro la oficina de deportes a pagar el mes de piraguas y de tenis y de ahí fui a ver a Gustavo a ver si tenía algún coche de segunda mano que fuera: bueno, bonito y barato y más o menos… me dijo que me pasara por la tarde para ver uno que tenía que estaba muy bien…
Y como tenía que ir a ver a la Encarna para decirle que ya le había pagado lo de las piraguas (también lo de Víctor), pues… un alto en el camino…

 

Por la tarde, después de dar una vuelta con el coche y comprobar que estaba bien… (ya ves… con lo que entiendo yo de coches… pero bueno… jeje…) me fui pal tenis, que ya hacía días que no iba a pegar raquetazos… y bueno… no estuvo mal del todo… ya que después del entrenamiento estuvimos jugando partidos individuales; bueno, partidos no, ya que eran juegos, pero en cada pista éramos tres y mientras uno esperaba los otros dos jugaban y salía el que perdía… la cuestión es que creo que gané dos o tres de los cuatro o cinco juegos en los que participé (por no decir en los cinco juegos que jugué, que sería muy reiterativo eso de jugar juegos). Aunque en realidad creo que jugué cuatro y gané dos, ya que empecé jugando contra Francis, me ganó, también le ganó al otro (nunca me acuerdo del nombre, pero creo que es el hijo del Moe), después me tocó nuevamente con Fran, le gané, jugué con el otro y le gané también y nuevamente Francisco me ganó… y creo que ya no jugué más… Bueno, da igual…

 

Y ya está… o casi… pero vamos, que ya no te cuento nada más del martes…

 

Nos vemos.
Guillermo

Esta entrada fue publicada en mis cosas y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.