Archivo por días: 15 mayo, 2013

si notas que tu Windows 8 va lento…

 

Pues… seguramente es porque no tienes activadas las actualizaciones automáticas.

O eso o que casualmente me ocurre siempre que cambio la puñetera configuración de las actualizaciones automáticas…

Primero (al principio de tener el Windows 8 Pro) las puse para que descargara las actualizaciones y yo decidiera cuándo instalarlas. Pues bien… algunas veces notaba muy pesado el Windows… ¿sabes? eso de que abres o restauras el Visual Studio (u otra aplicación de escritorio) y parece que cada pixel lo están pintando de forma artesanal…

Decidí cambiar la configuración para que siempre instale las actualizaciones y "aparentemente" todo iba bien…

El problema que yo le veo a las actualizaciones de Windows 8, al menos si entras usando la configuración del PC desde la pantalla de Inicio (Modern UI que llaman ahora) es que si las automatizas tienes como menos control sobre ellas… aunque (por suerte para algunos) siempre nos queda la opción de entrar desde el escritorio y hacer los cambios que creas conveniente (yo es que estoy/estaba acostumbrado con el Windows 7 a "obligar" algunas veces a que buscase actualizaciones, sobre todo en esas noches que sabía que iba a estar "concentrado" a la hora de las actualizaciones automáticas: las 3 de la madrugada).

Pues bien… ayer (o anteayer) cambié nuevamente la forma de actualizar mi equipo, pero esta vez lo puse manual, es decir, que ni descargara ni nada, sólo que comprobase cuándo había nuevas actualizaciones (ver la figura 1).

 

w8 actualiciones 1
Figura 1. Las opciones de actualización de Windows 8

 

Y hoy estaba muy lento (creo que desde anoche), así que… me he dicho: voy a mirar cómo va esto de las actualizaciones, que casi seguro que hay alguna nueva… y sí, había nuevas actualizaciones: ¡21 ni más , ni menos! tal como puedes comprobar en la figura 2.

 

w8 actualiciones 2
Figura 2. Muchas actualizaciones para un día y medio…

 

Así que… creo que lo voy a dejar en "automático" y de vez en cuando entraré en la ventana de Windows Update por si hay que instalar alguna cosa que no instale automáticamente o quiera "forzar" la instalación si ese día (o noche) me quedaré haciendo cosas a la hora de la actualización automática.

 

Conclusión:
Se puede criticar esta falta de fluidez por culpa (presuntamente) de las actualizaciones automáticas., pero también se pueden buscar alternativas… o hacer ambas cosas: buscar la alternativa, que resulta que desde mi punto de vista es que esté en modo automático y criticar (más bien para desfogarse uno) o comentar el hecho para que otra gente sepa porqué puede notar su Windows 8 lento y/o pesado… 😉

 

Nos vemos.
Guillermo